Welcome to Raccon City

Welcome to Raccon City

Año: 2021

Duración: 112 minutos.

Dirección: Johannes Roberts.

Producción: Robert Kulzer.

Guion: Johannes Roberts, Greg Russo.

Música: Mark Korven.

Fotografía: Maxime Alexandre.

Protagonistas: Kaya Scodelario, Hannah John-Kamen, Robbie Amell, Tom Hopper, Avan Jogia, Neal McDonough, Donal Logue, Lily Gao, Josh Cruddas, Marina Mazepa.

Resident Evil: Welome to Raccon City ya se encuentra disponible en plataformas digitales, así que si te la perdiste en cines o quieres revivir la adrenalina y el suspenso no tienes más que correr a rentarla, acercarte palomitas y todo listo para ver una adaptación de los primeros dos videojuegos de la franquicia.

La sinopsis nos dice: Raccoon City, la que alguna vez fue el hogar en auge de la gigantesca farmacéutica Corporación Umbrella, se ha convertido en un pueblo agonizante en el Medio Oeste de los Estados Unidos. El éxodo de la compañía dejó a la ciudad desolada… con una gran fuerza maligna gestándose bajo la superficie. Cuando se desata esta maldad, un grupo de sobrevivientes debe trabajar unido para descubrir la verdad detrás de Umbrella y sobrevivir la noche.

Como podemos ver, aquellos fans de la saga que la han seguido desde el principio, esta cinta intenta juntar las dos historias como una sola para traernos a todos los personajes a la acción de forma simultanea, esto con aciertos y desaciertos a la hora de llevarlo a la pantalla.

Uno de los aciertos que más aplaudo es cómo mantienen el horror y suspenso al límite, ya que de verdad te sientes como cuando jugabas estos títulos –con gráficos inferiores− y te morías de miedo ante cualquier ruido o sobresalto –y vaya que los zombis sabían cuando aparecer para matarte de miedo−.

Además, el director, quien se declaró un fanático del videojuego, se tomó su tiempo en la construcción de escenarios para que quedaran idénticos a los videojuegos. Desde la mansión hasta la comisaría todo parece sacado de aquél mítico título que apenas nos introducía a la saga. Mención honorífica los perros zombis que más de un grito nos sacaron en nuestra niñez o adolescencia.

Sin embargo, pese a haber hecho un buen trabajo en efectos visuales y la escenografía, incluso en las actuaciones, lo cierto es que la historia se siente floja por momentos, quizás debido a la aparición de tantos personajes que, de ser principales en su propia historia, por momentos parecieran más relleno y no brillan como deberían.

Debido a esto la narrativa se siente lenta los primeros veinte minutos y aunque los zombis y el suspenso logran salvar el día, los personajes están lejos de generar verdadera empatía salvo por unos cuantos, ya que, si no eres seguidor de los videojuegos, es difícil tomarles cariño o encontrarles importancia en la historia.

La película queda lejos de ser memorable; sin embargo, si logra entretener y jugar con la nostalgia de todos aquellos que tuvieron su primer acercamiento con los muertos vivientes de la mano de la Corporación Umbrella.

Cuatro Maharky-estrellas de siete