“The Half of It”: donde Alice Wu migra a Cyrano de Bergerac al Young Adult del 2020 en pro a la comunidad LGTBQ+

Reseña por Carmen Reis

Año: 2020

Duración: 1 hora 44 minutos

País: Estados Unidos

Dirección: Alice Wu

Guion: Alice Wu

Música: Anton Sanko

Cinematografía: Greta Zozula

Reparto: Leah Lewis, Daniel Diemer, Alexxis Lemire

Sinopsis: Una joven y tímida chica en su último año de preparatoria que gana dinero vendiendo ensayos, ayuda a un compañero a redactar cartas de amor para una persona que ambos desean. alt

Cyrano de Bergerac -Creado por Edmond Rostand (1868-1918) era un soldado poeta tan ingenioso como terriblemente feo debido a su protuberante nariz. Cyrano está enamorado de su hermosa prima Roxanne quien a la vez está enamorada de Christian de Neuvilette, un soldado tan atractivo como falto de inventiva -un perfecto opuesto a Cyrano, se podría decir.- Cyrano y Christian hacen un pacto en el que el primero escribe preciosas y poéticas cartas mientras el segundo las firma y las entrega con tal de conquistar a su musa compartida. Antes de que ambos soldados sean enviados a España a pelear, Roxanne le confiesa a Christian lo mucho que amaba aquello que su mente y sus sentimientos plasmaban en las bellas cartas que le escribía que lo amaría aunque fuese feo -punto para Cyrano.- Como toda buena novela francesa esta historia termina en tragedia y nadie es feliz al final, pero afortunadamente “The Half of it” sólo comparte la estrategia de Cyrano (Ellie Chu) escribiendo cartas para que Christian (Paul Musky) se las entregue a Roxanne (Aster Flores,) y aunque no tiene un final donde todos encuentran al amor de su vida a los dieciséis años concluye satisfactoriamente. Siguiendo la línea comparativa con la novela francesa de Rostand, en el caso de la película, podríamos pensar que las dificultades de la fealdad y la guerra que enfrentaba Cyrano en el caso de Ellie son el hecho de que es una chica chino-americana enamorada de la hija del reverendo ultra conservador de Squahamish. No, no suena tan grave como ir a la guerra -porque no debería ser grave que Ellie se sienta atraída por otra mujer- pero hoy más que nunca está implícito que, desafortunadamente, pese a la fuerza y visibilidad que ha alcanzado la comunidad LGTBQ+, los choques culturales, morales y de educación sexual siguen siendo un problema vigente.

No les quiero mentir, no estamos ante una película compleja llena de elementos cinematográficos muy elevados, de hecho es un Young Adult en toda la expresión del género con los clásicos elementos de una historia situada en una preparatoria rural como la música entre pop y soft rock, los futbolistas bullys y las chicas uniformadas de rosa, pero en mi opinión el valor que tiene la “accesibilidad” de la historia y el género es un importante paso para la normalización de la diversidad sexual en el cine. En otras palabras, cambiar el juego a la posibilidad de contar historias LGTB en películas para público general y no solo en cine de arte o con tono angustioso empieza a cambiar el panorama de cómo pensamos las mismas, lo cuál es muy valioso para una persona joven que recién empieza a formar su identidad.

Lo que la directora siente: Ellie Chu

alt

En “The Half of It” es fácil encontrar los elementos que la directora quiere enfatizar como parte de su experiencia personal respecto a la vida en Estados Unidos para una mujer asiática incorporándose a una cultura nueva sin abandonar la identidad heredada por su familia.
Amy Wu debutó como directora con la película “Saving Face” en el 2004, su ópera prima también incursiona en el young-adult con una pareja de lesbianas que buscan esconder su relación de la estricta familia China de Wil, quien teme desprestigiar y decepcionar a su familia por el hecho de amar a una mujer. En este aspecto se puede decir que recicló los elementos fundamentales para “The Half of It;” retomando la figura de una mujer inteligente, más bien solitaria y conflictuada por un padre con raíces tradicionales que representan alguna dificultad para embonar con la cultura norteamericana y a todo eso le suman las implicaciones -tanto en China como en E.U.A.- de la homosexualidad y obtenemos como resultado una historia de amor con ese elemento extra que desgranar sin perder el sentimiento de “común y corriente” con el cual conectar naturalmente.

La Confusión: Aster Flores



alt

La hija del reverendo quien tiene un debate interno referente a su identidad y el posible futuro en la escuela de arte, ni siquiera había considerado la posibilidad de que la persona que escribía las cartas para cortejarla con pensamientos provocativos -intelectualmente, no sexual, es una película PG- fuera una mujer y no el peculiar personaje de Munsky, que aunque transmite seguridad y es genuino no destaca por su ingenio.

Punto extra: Paul Munsky

alt

A veces no son solo las historias de amor las que nos hacen sentir algo cuando vemos una película, y en este caso una relación que me pareció bastante auténtica y fuerte fue la de los dos soldados enamorados. Paul Munsky es el personaje que mas evoluciona en la película, pasando de adolescente enamorado de la belleza, a adolescente que entiende que el amor es algo más integral y finalmente en un adolescente cristiano que entiende que pretender ser alguien que no eres tú por miedo debe de ser una de las formas más horribles de vivir, por lo que pasa de odiar a Ellie y condenarla al infierno por el pecado de amar a otra mujer a dar un discurso bastante emotivo en la iglesia y despedir a su mejor amiga en la parada del tren de la manera más cursi posible que él sabe que ella desprecia -aunque en realidad, tal vez no.-

¿Por qué es relevante "The Half of It"?

alt

En un mundo donde la sociedad coexiste con manifestaciones como el “Pin Parental” que busca limitar la Educación Sexual Integral, los proyectos artísticos que permitan a las nuevas generaciones entender e integrar a la comunidad LGTB como parte de la “normalidad” y no una “ideología” de la que puedes formar parte o no es más que esencial, es por eso que yo le doy un valor agregado a “The Half of It.” Con la cuarentena se habló mucho del valor que tiene el trabajo artístico de los diferentes creativos que hay en los medios -grandes o pequeños- y el poder que puede tener material artístico que te haga sentir identificado o conectado con algo -alguien- en momentos de desesperación, estrés o ansiedad. No puedo decir que conozco la discriminación o el dolor que vive una persona por su orientación o identidad sexual, pero creo que es importante reconocer, promover y crear libros, películas, música y demás espacios que erradiquen el miedo y el concepto de “salir del closet” buscando dar la educación que la escuela y la sociedad aún no están listas para proveer.