Una guerra brillante

La historia de las mentes más revolucionarias de la historia.

 class=

Desesperación y ego, son los ingredientes principales de la personalidad de Thomas Edison, un científico cuyo renombre comienza a peligrar.

Westinghouse le pisa los talones. Primero, porque es la primer empresa en querer motorizar maquinaria manual, ademas de ofrecer una mejor calidad y precio en cuanto a la bombilla.

 class=

Aquí damas y caballeros, es donde está el inicio de la guerra sucia y la versión menos rosa de lo que todos conocemos. Thomas acusa a George Westinghouse de robarle el modelo de la bombilla y la historia se torna toda en su contra, pues Edison participa en una guerra sucia para acabar con el imperio de George.

Por azares del destino, Tesla comienza a trabajar con Edison. con un sueldo bajísimo pero muy seguro de sus capacidades, Tesla le promete darle un giro a la industria de la electricidad, sólo necesitaba dinero y paciencia.

 class=

Cumberbatch captó perfectamente la esencia del viudo incapaz de inventar la cura para su esposa. Nos hace calar los huesos porque ya no tenía mucho más que perder. Su mayor soporte fue Samuel Insull, quien en su debido momento representó por completo a Thomas Alva Edison, quien fue sacado de la ecuación luego de ser descubierto su apoyo a la construcción de la silla eléctrica, que buscaba nada más y nada menos, que sofocar el auge de su contrincante.

Interesante hasta la médula, sin espacio para aburrirte.