Un lugar en silencio: un filme listo para destruir tus nervios

Ciencia ficción inteligente, basada sólidamente en el drama humano

Quite place

Si bien es cierto que en la mayoría de los caso el sonido está al servicio de la acción en pantalla, el genio de este thriller, John Krasinski, nos deja con los pelos de punta. Cada aliento audible y cada crujido es una punzada de ansiedad para la historia.

Esta obra de terror y suspenso pop, sobre una familia que lucha contra los monstruos que rastrean a los humanos a través del sonido, una película que además de incluir muchos brincos, inspira miradas de muerte silenciosa.

La película alcanza todos los ritmos necesarios para una película de terror directa en un misterioso escenario post-apocalíptico. Pero es más efectiva como un retrato familiar que construyó una vida engañosamente pacífica bajo la amenaza constante e ineludible de la muerte.

Quite place

John Krasinski protagoniza el filme junto a Emily Blunt (su esposa en la vida real), la actriz infantil con discapacidad auditiva Millicent Simmonds y Noah Jupe, como una familia ingeniosa que hasta ahora ha sobrevivido a la invasión de depredadores que llevaron a la humanidad al borde de la extinción. El hecho de que su hija más grande sea sorda le da a la familia una ventaja: pueden comunicarse en lenguaje de señas. Los monstruos insectoides que acechan el planeta cazan por sonido y la supervivencia depende completamente del silencio. Agregándole el plot del embarazo de Evelyn, una bomba de tiempo lista para romper con el silencio.

El único trasfondo que tenemos sobre la historia proviene de titulares y notas en periódicos los cuales aparecen esporadicamente a lo largo de la película. La cual aprovecha de manera espectacular nuestros nervios y te adentra tanto a la trama que vuelve un poco imposible el querer hacer algo de ruido.

Sin más que decir el silencio proporciona un ambiente que te mantiene al borde del asiento e increíblemente tenso. Justo el tipo de filmes que nos hacian falta.

Quite place

 width=