The first wave

The first wave

Dirección: Matthew Heineman.

Producción: Matthew Heineman, Jenna Millman, Leslie Norville.

Cinematografía: Matthew Heineman, Ross McDonnell, Thorsten Thielow, Brian Dawson, Alex Pritz.

Edición: Francisco Bello, Matthew Heineman, Gabriel Rhodes, David Zieff.

Música: H. Scott Salinas, Jon Batiste.

Productoras: National Geographic Documentary Films, Participant, Our Time Projects.

Duración: 93 min.

Sinopsis: Con acceso exclusivo al interior de uno de los sistemas hospitalarios más afectados de Nueva York durante los aterradores primeros cuatro meses de la pandemia, el director nominado al Oscar Matthew Heineman destaca a los héroes cotidianos y como se unen para luchar contra una pandemia única que cambió el tejido mismo de nuestra vida diaria y expuso las desigualdades de larga data en nuestra sociedad. Empleando su enfoque característico de cinema vérité impulsado por personajes, Heineman se integra con un grupo de médicos, enfermeras y pacientes en la primera línea mientras todos intentan desesperadamente navegar la crisis.

Han pasado casi dos años desde que la pandemia por el SARS-COV-2 entró, intempestivamente, en la vida de todos los ciudadanos del planeta. Sus efectos, que han penetrado en todos los compartimentos del quehacer humano, no han dejado de sentirse. Desde los cambios en las normas sociales hasta el surgimiento de tecnologías y mecanismos que permitan sobrellevar la experiencia de semi aislamiento/ semi encierro impuesta en casi todo el globo, las huellas del desastre persisten por donde se mire.

A la par, se han tanteado narrativas que permitan dar un sentido al enjambre de vivencias y episodios a los que países y personas han tenido que dar la cara y soportar de acuerdo con sus medios y condiciones. No es de extrañar que el cine busque aproximarse, con sus herramientas y estrategias, a un evento cuyas dimensiones y perfiles, pese a que pueden tener ecos y prefiguraciones en las propias ficciones del celuloide, han devenido en algo más que la suma de todas esas fabulaciones.

Dentro de la gama cinematográfica, parece que el documental es la opción más viable para registrar y poner en discusión hechos y circunstancias que, pese a lejanas o particularísimas, pueden resonar en los espectadores dada la posibilidad de intimidad y disección que el género aporta dada su capacidad de no tener tantos intermediarios entre los sucesos que se desarrollan y los que se proyectan una vez pasado el proceso de edición.

Con eso en mente, el director Matthew Heineman, conocido por el documental Cartel land (nominado al Oscar en la edición del 2016) y el biodrama A pivate war (2018), se introdujo en las instalaciones del Long Island Jewish Medical Center de Nueva York, uno de los hospitales más afectados por la primera ola de la pandemia, para filmar el trajín del personal médico y de enfermería, así como a los pacientes y sus familiares.

Lo obtenido durante los cuatro meses que duró el rodaje permite no sólo manifestar la zozobra que propios y extraños sintieron durante el lapso observado, sino que también entrelaza los problemas y carencias a los que se enfrentó el hospital y su personal con los que acontecían en la ciudad y en el país entero, en particular el movimiento Black Lives Matter.

Si por un lado la falta de directrices claras para establecer un protocolo de atención certero y funcional se sumaban a las carencias de material de protección para los equipos médicos y de espacios para la atención de pacientes, por el otro se experimentaba la desazón por no saber el nivel de contagio al que aquellos podían exponer a familiares y personal civil, además de poner en perspectiva que la mínima seguridad brindada dentro del hospital se volatilizaba, junto con el virus, una vez que se salía de sus instalaciones y se constataba que indicadores como la zona de residencia y color de la piel potenciaban la probabilidades de contraer una infección con menos medios para enfrentarla.

Sin caer en fatalismos o aleccionamientos tendenciosos, Heineman plasma un esbozo parcial de lo que fue un momento oscuro en la historia de uno de los países más poderosos de la actualidad, y que sirve de espejo para revisar y poner en la balanza el accionar de otras de comunidades frente a una crisis que sigue sin poder acotarse del todo, y ante la cual hacen falta los testimonios particulares para sopesar los argumentos y declaraciones políticas que las más de la veces despojan a las cifras de su carnalidad para aparentar mayores controles y conocimientos de los que realmente se tiene.

Calificación: 5/7 maharkyestrellas

The first wave está disponible en Hulu.