The Children's Hour y sus ataduras para ofrecer una representación lésbica positiva.

Reseña y análisis por Jessie Rojas maharky

Año: 1961

Director: William Wyler

Reparto: Audrey Hepburn, Shirley MacLaine, James Garner, Miriam Hopkins, Fay Bainter, Karen Balkin.

Desde sus inicios, en Hollywood la homosexualidad siempre ha existido junto a sus respectivos prejuicios, mayores conforme retrocedemos en el calendario.
Aunque los personajes gay estaban presentes desde el cine mudo, solían ser retratados de manera cómica, caricaturizada y afeminados, un mero estereotipo al que no se le daba otra tarea más que hacer reír. maharky Para 1930, empezaba a tomar forma una serie de reglas a la hora de producir cine, como respuesta a grupos conservadores quienes reprobaban temas tan controvertidos como el de la prostitución o cualquier otra clase de “perversión” siendo proyectado en las salas y exigían se tomaran medidas.
Dichas reglas, a comparación de hoy en día que se categoriza por edades, eran generales y recaían completamente en un grupo de personas (la Asociación de Productores Cinematográficos de E.U, específicamente) que decidía lo que era moralmente correcto y lo que no para la audiencia, entre las que se encontraban declaraciones tales como:

  • “Los ministros del culto en sus funciones de ministros de culto no serán mostrados nunca bajo un aspecto cómico o crapuloso. Los sacerdotes, los pastores y las religiosas nunca se podrán mostrar capaces de un crimen o de un grupo impuro. “

  • “Las blasfemias intencionales y todo propósito Irreverente o vulgar, están prohibidas bajo todas sus formas. El personaje de Cristo debe ser tratado con respeto. Cristo no es tema para una comedia. Iguales reglas regirán en lo que atañe a la Santa Virgen “

  • “ Las perversiones sexuales y toda alusión a éstas está prohibida.”

Este último adornado con palabras bonitas para referirse claro está, a la homosexualidad.

Éstas normas en conjunto llevaban por nombre Código Hays, las cuales fueron escritas por un miembro del Partido Republicano de aquella época llamado William H. Hays y que estuvieron vigentes desde los años 1934 a 1967, relajándose y siendo menos estrictas en sus últimos años. maharky

A pesar de estas restricciones, hubo quienes no se vieron intimidados, y aunque la única forma de poder ver personajes abiertamente homosexuales durante los años en que el código estaba vigente era mostrándolos como unos perversos (ya que la homosexualidad era considerada una enfermedad) mentalmente inestables o siempre teniendo finales trágicos (este último aspecto siendo uno que a la fecha no ha cambiado mucho) existieron personas que se aventuraban a introducir estos personajes de manera sugestiva, nada demasiado directo, o se arriesgaban a ser censurados, como fue el caso del director Rouben Mamoulian con su adaptación de 1933: Queen Christine. Interpretada por la legendaria Greta Garbo.
maharky

Uno de aquellos directores que no permitían que esto fuera impedimento para crear su arte aún bajo dichas restricciones, fue William Wyler (Ben Hur), quien impulsado por el productor Samuel Goldwyn se aventuraron a adaptar The Children’s Hour (obra de teatro escrita originalmente por Lillian Hellman y que se estrenara en 1934) bajo el nombre de These Three en el año 1936 (teniendo como protagonistas a Miriam Hopkins y Merle Oberon) para la cual se aplico un cambio significativo debido al Código Hays: la trama básicamente conservaría casi todo igual a excepción del conflicto principal, que nada tendría que ver con una supuesta relación lésbica, sino con el adulterio heterosexual entre los personajes principales, tema tabú por esos años, pero no por ello menos polémico.
maharky No fue hasta 1961 que Wyler, insatisfecho y queriendo rendir justicia a la obra original de Hellman, vuelve a la silla para dirigir de nuevo, acompañado de John Michael Hayes como guionista, reclutando a un elenco de lujo y esta vez conservando el nombre original de la obra.

maharky

Nació así, la versión más conocida de The Children’s Hour (La Calumnia o La Mentira Infame en español) protagonizada por Audrey Hepburn, Shirley MacLaine y James Garner de la cual hablaremos hoy.
maharky

Karen (Hepburn) y Martha (MacLaine) son amigas cercanas de años y socias. Parecen tener sus vidas más que hechas: pasan sus días educando en un colegio femenino dirigido por ambas, lo cual parece serlo todo para Martha, hasta que comienzan a surgir los conflictos y la incertidumbre en su mente debido a que Karen parece tener prioridades muy distintas: está comprometida y sueña con formar una familia y hogar al lado de su prometido Joe (Garner) quién funge como médico en su pueblo, creando así ciertas disputas entre ambas sobre el futuro del colegio.
maharky Todo da un vuelco cuando una de sus alumnas, Mary (Karen Balkin) mejor conocida por todos por ser una niña bully, manipuladora, mentirosa, y en general por ser un personaje caótico, en uno de sus tantos episodios de desobediencia, espía a sus maestras y es testigo, a puerta entreabierta, de una discusión entre ellas, la cual, termina malinterpretando y usando de la peor manera posible cuando resentida decide contarle a su abuela un “secreto” muy comprometedor respecto a las docentes.
maharky Aunque al principio no se nos permite saber de forma explícita de qué se trata, conforme avanza la película estamos igual de confundidos y desalentados que Karen y Martha: de repente la gente las empieza a mirar extraño, las evitan, los padres de familia comienzan a sacar a sus hijas del colegio hasta quedarse vacío y nadie parece querer darles una respuesta hasta que de forma insistente consiguen enterarse de lo que ocurre: se corrió el rumor de que hay una relación amorosa entre ambas, y ahora están dispuestas a lo que sea por limpiar su nombre y recuperar todo lo que la calumnia les arrebató.
maharky

Pese a ser este el segundo intento del director Wyler por adaptar esta obra al cine, y haber traído bajo la manga la experiencia de manejar un sub texto homoerotico en su premiada y aún aclamada cinta de 1959; Ben Hur, se le ve aún cauteloso en su manera de presentarnos los hechos.
Al día de hoy, aunque The Children’s Hour se ha convertido en una película de culto en el cine lésbico, es muy difícil poder liberarla de sus connotaciones negativas aunque sabemos que la época en la que vio la luz era muy distinta junto con su sociedad y sus valores.
Wyler se debate entre las exigencias de un lista y una sociedad intolerante aún y entre no querer mostrar algo completamente negativo y grotesco hacia una minoría de personas. La moraleja para la audiencia principal es directa, clara y sencilla: los rumores y las mentiras son malos, no saben el daño que son capaces de provocar. Y esto se refuerza al mostrarnos a unos personajes secundarios que en ningún momento parecen estar arrepentidos, ser empáticos, reflexivos ni comprensivos hacia la supuesta relación romántica entre las protagonistas y el como, la homofobia se encargó de prácticamente arruinar sus vidas y oportunidades. La culpa sólo les llega cuando se dan cuenta que creyeron las mentiras de una niña de 10 años y respiran aliviados de que las dos jóvenes no sean lesbianas.
maharky

Por otro lado, los actos de mayor bondad, comprensión, apoyo y amor los vemos reflejados en los tres personajes principales, que a pesar de no tener finales felices y lejos de los rumores, no poseen una personalidad desquiciada, perversa, indecente, ni nada de aquella imagen que se les obligaba a presentar a los productores cuando la trama principal giraba entorno a homosexuales.
maharky Martha, quien resulta ser la más afectada de principio a fin, sólo se derrumba gracias a todo lo que perdió, lo que le hicieron creer que era, lo que le han dicho que está bien y mal y la culpa que una sociedad entera le infligió, y no por el hecho de haber aceptado y descubierto quién era en realidad y Wyler de manera muy subjetiva nos comunica todo esto a través de unas actuaciones conmovedoras por parte de Shirley MacLaine y Audrey Hepburn, actrices que no estaban enteradas de la verdadera naturaleza de la relación entre sus personajes (no sabemos por qué en realidad. Wyler había hecho algo similar para lograr que Charlton Heston interpretara a Ben Hur, con la gran diferencia de que dicho actor era abiertamente homofóbico, cosa que no sucedía con ninguna de las dos actrices) lo que nos entregó momentos muy bellos y una química excepcional entre ambas, que sugerían que podía haber algo más, pero que ninguna de las dos realmente lo sabía o había pensado si quiera en ello.

Todas las insinuaciones caen en pequeños gestos, un beso, un abrazo, las pequeñas caricias y los roces, las expresiones que quedan maravillosamente reflejadas en tomas de planos medios y primeros planos.
maharky maharky

Karen aunque confundida, se muestra firme, comprensiva y leal a sus sentimientos hasta el final, así como Joe, su prometido quien a pesar de verse afectado en lo laboral, familiar y en su reputación por su relación con ella, decide apoyarles a ambas, defenderlas e incluso sugerirles que los tres comiencen una vida nueva juntos en otro lugar. maharky Pese a que no todo es completamente negativo, The Children’s Hour no deja de ser material poco recomendado para aquellos que tienen dudas sobre su orientación sexual y apenas la están descubriendo.
Como ya se mencionó antes, en esas épocas era impensable que los personajes homosexuales tuvieran un final feliz, así que el desarrollo y el final trágico de uno de ellos está implícito desde que te enteras el año en que la película fue filmada.
La homofobia interiorizada es un tema muy fuerte en este film y más que ser un repudio que va hacía afuera, es uno con el que el mismo personaje termina haciéndose daño y cayendo en la depresión por considerarse a si mismo malo y sucio, lo que vuelve de esta película una representación peligrosa para quienes han crecido creyendo y llegando a las mismas conclusiones que dicho personaje.
maharky

Afortunadamente en la actualidad, contamos con producciones con más sensibilidad respecto a lo que conlleva aceptarse como homosexual y salir del closet. Mientras que películas antiguas como esta, aún estando hechas de manera impecable y con actuaciones de primera, sólo nos sirven como recordatorio de lo que fue el cine LGBT en su momento, y que hay algunos prejuicios que si bien son menores, no han desaparecido del todo.

En cuanto a cine, esta fue la última adaptación de The Children's Hour, sin embargo, esta obra ha seguido manteniéndose muy presente en el teatro, siendo la puesta más relevante en escena en años recientes, la del 2011, interpretada por nada más y nada menos que Keira Knigthley como Karen y Elisabeth Moss en el papel de Martha.
maharky

Quizá algún día llegaremos a tener una versión que pueda hacer justicia a lo que William Wyler no pudo alcanzar: un final digno y resoluciones alentadoras para sus personajes principales.
¿A quiénes les gustaría ver en una nueva adaptación? ¿Qué es lo que cambiarían?