La consolidación de Spider-Man

La consolidación de Spider-Man

Título original: Spider-Man: No Way Home

Año: 2021

Duración: 148 min.

País: Estados Unidos

Dirección: Jon Watts

Guion: Chris McKenna, Erik Sommers.

Cómic: Steve Ditko, Stan Lee

Música: Michael Giacchino

Reparto: Tom Holland, Zendaya, Benedict Cumberbatch, Marisa Tomei, Jamie Foxx, Tony Revolori, J.K. Simmons, Angourie Rice, Alfred Molina, Jacob Batalon, Jon Favreau, Harry Holland, Christopher Cocke, J.B. Smoove, Hannibal Buress, Martin Starr

Productora: Pascal Pictures, Marvel Studios, Columbia Pictures.

Distribuidora: Columbia Pictures, Sony Pictures Entertainment (SPE)

Género: Fantástico. Acción. Ciencia ficción | Superhéroes. Secuela. Cómic. Marvel Comics

Sinopsis

Por primera vez en la historia cinematográfica de Spider-Man, nuestro héroe, vecino y amigo es desenmascarado, y por tanto, ya no es capaz de separar su vida normal de los enormes riesgos que conlleva ser un Súper Héroe. Cuando pide ayuda a Doctor Strange, los riesgos pasan a ser aún más peligrosos, obligándole a descubrir lo que realmente significa ser Spider-Man. Secuela de 'Spider-Man: Far From Home'.

Opinión

El auge que han tenido los súper héroes en los últimos años ha causado grandes expectativas entre los fanáticos, quienes ya no esperan únicamente ver una trama calca del cómic, sino que desean una adaptación fiel a la par de una historia novedosa, pero que no desvirtúe a la original. Por ello, han sido muchos los títulos que fracasan no sólo en taquilla, sino en los corazones de los fanáticos.

No fue el caso de Spider-Man en ninguna de sus tres adaptaciones, pese a las críticas que Tom Holland ha tenido que soportar por encarnar una versión más joven de las presentadas por Andrew Garfield y Toby Maguire; sin embargo, tras la trama tan “floja” presentada en Spider-Man: Lejos de casa, la tercera entrega de esta trilogía tenía una alta expectativa entre los seguidores no sólo del arácnido, sino de todos los fans de MCM (Multiverso Cinematográfico de Marvel).

Y después de literalmente romper la taquilla (y tirar las páginas de los cines con algunos daños colaterales en las largas filas de los complejos) en su primer día de exhibición, ahora podemos decir que superó los números de Avengers: End Game, pero ¿sólo fue la emoción del momento o en realidad tenemos ante nosotros una cinta cumplidora, entretenida y que termine por conformar al Peter Parker de los comics y que se sentía lejano en este reboot?

Respetando los deseos de nuestro amigable vecino Spider-Man no daré spoilers que arruinen la experiencia de quienes no alcanzaron boletos para las primeras funciones, aunque dicho sea de paso deberías huir de las redes sociales ya que están llenos de ellos.

Hablemos primero de la nostalgia que nos dio de lleno en la cara sólo de ver el tráiler donde no sólo aparece el Doctor Octopus (Alfred Molina) diciendo “Hola Peter” y enloqueciendo de emoción a más de un fanático que volvió a ser niño por un par de segundos, sino que El duende verde (Willem Dafoe), némesis definitivo de Peter Parker, regresa para hacer de las suyas y más demente que nunca.

Desde que Sony, Marvel o a quien sea que se le haya ocurrido poner sobre la mesa el tema de traer de vuelta a esta adaptación a los villanos más icónicos de las cintas pasadas ya tenían asegurado la aceptación y consumo de fanáticos de distintos rangos de edad y hasta algunos curiosos que sólo querían comprobar si el multiverso arácnido podría ser real.

Jugar con la nostalgia de las personas está muy de moda y para prueba basta con el éxito obtenido por Stranger Things y Cobra Kai. Basta on mirar la cartelera para encontrar una nueva entrega de Los cazafantasmas para recordarnos la importancia que tiene esta variante a la hora de hacer cine.

Orientar las películas del Hombre araña no únicamente a un público infantil o a los fanáticos de Marvel, sino a todos los que crecimos con Spider-Man, ya sea en las caricaturas de los 90, los cómics o las cintas de Toby y/o Andrew fue una gran jugada por parte de las productoras, pero aunque la nostalgia vende ¿la trama sería lo bastante buena como para sostener la cinta o se dejaría llevar por personajes y nombres ya consolidados en el universo arácnido?

La cinta inicia directamente de donde terminó Spider-Man: Lejos de casa, con un Peter Parker desenmascarado por Misterio y que ve como su ya de por sí caótica vida adolescente, se vuelve aún peor cuando los medios de comunicación lo acosan a él y los suyos para sacar información de héroe.

Y justo aquí, vemos algo que ha caracterizado al arácnido de Holland, su manera de lidiar con todo, por mucho que él piense que es lo más maduro y sensato, es en realidad una muestra más de que es un niño y aunque ha salvado al mundo, peleado con aliens y una larga lista de etcéteras, sigue siendo un adolescente.

A lo largo de la primera media hora del metraje veremos el ya complicado panorama volverse cada vez peor debido a las decisiones de un adolescente que intenta encontrar bondad en todas las personas antes de hacerle caso al adulto en turno y es entonces, cuando “algo” ocurre −y que ha venido ocurriendo en todas las adaptaciones, pero en formas más o menos diferentes− haciendo que Peter entienda las verdaderas responsabilidades y consecuencias de ser el amigable hombre araña, mostrándole que no todo es el dinero de Stark, la fama o ser parte de los Vengadores, en pocas palabras, lo llevan finalmente a madurar y ser el héroe trágico de los cómics, haciendo que su personaje se sienta no sólo real sino hasta humano.

Sí, la trama tiene tropiezos, pero busca un cometido que se logra: la evolución del personaje de Holland a través de un evento trágico, traumático y con el cual deberá cargar; mismo que opaca la esencia feliz de las cintas anteriores y marca una ruptura con el niño que reclutó Stark para quitarle el escudo al Capitán América.

Las peleas no tienen desperdicio, cada villano tiene un tiempo propio y en conjunto dentro de la pantalla, marcan una diferencia y derrochan, cada uno a su manera, maldad y carisma más o menos en partes iguales. Sus interacciones son oportunas y no se sienten forzadas, además de que el maquillaje, vestuario y animación actúan en concordancia para hacernos sentir que no ha pasado el tiempo desde su última aparición, aunque todos lo sabemos, lo vemos a diario en el espejo.

Esta cinta ha sido catalogada en sus primeros días como la mejor película de Spider-Man y estoy de acuerdo, no sólo por tomarse la molestia de traer a esta cinta todo lo que salió bien en sus otras dos adaptaciones, sino por crear una historia que funciona no sólo para agrandar el mundo Marvel, sino para reivindicar al Hombre araña de Holland y darle el impulso que necesitaba para encaminarlo a ser el Peter Parker de los cómics, con esa esencia que hace a este héroe tan querido y socorrido para cómics, series, películas y videojuegos.