Rifkin's Festival

Rifkin's Festival

Título original: Rifkin's Festival

Año: 2020

Duración: 92 min.

País: España

Dirección: Woody Allen

Guion: Woody Allen

Música: Stephane Wrembel

Fotografía: Vittorio Storaro

Reparto: Wallace Shawn, Gina Gershon, Elena Anaya, Louis Garrel, Christoph Waltz, Sergi López, Richard Kind, Nathalie Poza, Douglas McGrath, Steve Guttenberg, Enrique Arce, Tammy Blanchard, Damian Chapa.

Productora: Coproducción España-Estados Unidos-Italia; Gravier Productions, Mediapro, Wildside, Perdido Productions

Género: Comedia. Romance. Drama

Sinopsis

Un matrimonio estadounidense acude al Festival de cine de San Sebastián por trabajo de ella. El marido, Mort, sospecha que su mujer está teniendo un affaire con un joven y aclamado director de cine francés. Pero su preocupación disminuye cuando se encapricha de una atractiva médico española que le trata en una consulta.

Opinión

Este 20 de enero llegará a los cines mexicanos la más reciente cinta de Woody Allen: Rifkin’s Festival, situada en el Festival de cine de San Sebastián, donde, como todos los trabajos del director, se desarrollará un romance imposible no sólo por la diferencia de edad.

Ésta fórmula que ha caracterizado al director comienza a hacerse tediosa y aunque funciona para armar una película más o menos interesante, los letargos entre ciertas escenas comienzan a pesar, ya que la narrativa se queda sin sorpresas mucho antes de llegar al final.

En esta ocasión, más que la historia dispareja de amor, lo que realmente sorprende son los sueños/alucinaciones del protagonista quien, siendo antaño profesor de cine clásico, utiliza escenas de películas emblemáticas para recrear sus propios deseos a través de la fotografía monocromática y los vestigios de otras épocas.

Las actuaciones son acertadas a pesar de que rayan en la sátira para demostrar lo mal que está el matrimonio protagonista y quienes piden salir de allí a gritos desesperados, esperando quién de los dos da el primer paso. Wallace Shawn se luce con su interpretación siendo francamente incómodo, desde su voz, su pasividad ante lo obvio y su manera de “acercarse” a su nuevo interés amoroso.

La fotografía logra retratar la belleza de San Sebastián, desde la ciudad hasta la parte rural y se une con colores cálidos y en tono sepia para adentrarnos a esta historia atemporal que ha venido sucediendo por mucho tiempo, hombres y mujeres jóvenes que terminan enamorándose y siendo el interés amoroso de personas que les doblan la edad.

Sin embargo, la verdadera crítica aquí es hacia las relaciones rotas que permanecen estáticas, más por costumbre y miedo a volver a empezar que porque realmente aún exista amor. Con la frase “…francamente pienso que es masoquista”, uno de los personajes invita a la reflexión sobre el por qué las personas se quedan donde no se les trata con el respeto que merecen.

Vemos dos historias que replican este patrón, una donde es ella quien se ha acostumbrado a las infidelidades de su marido y lo justifica por ser “un artista”; la otra donde el hombre le da la razón a su mujer por ser un mediocre y que, si bien reconoce los primeros atisbos de infidelidad, se queda esperando a que la esposa lo eche o se vaya, a ver qué sucede primero.

“…Se nota que eres escritor ¿de cuándo acá las relaciones son racionales?” comenta uno de los personajes, haciendo que, de alguna forma que sigue sin sentirse bien, el público acepte que no es tan fácil decirlo como hacerlo, sobre todo si eres tú el que te encuentras atrapado… o más bien, eliges estarlo.

Si bien Rafkin’s Festival cae en los vicios acostumbrados de Woody Allen, en esta ocasión logran traer una pieza de reflexión más profunda sobre las relaciones, misma que llega a través de comedia, casi farsa, la cual nos permite afrontar de una forma menos pesada lo que en realidad implica sentirse atrapado y no poder/querer salir.

Cuatro Maharky estrellas de siete