Rey Richard, el nacimiento de dos estrellas

Rey Richard, el nacimiento de dos estrellas

Este 2 de diciembre llegará a los cines la biopic Rey Richard, misma que aborda el ascenso de la tenista Venus Williams y claro, de su hermana Serena. El largometraje reúne las piezas del rompecabezas para contarnos una historia que, si bien tuvo sus momentos mediáticos, comenzó y se forjó en el interior de la familia Williams a manos de Richard, progenitor estricto que tenía un plan para cada una de sus hijas, aunque éstos parecieran imposibles.

Título original: King Richard

Año: 2021

Duración: 138 min.

País: Estados Unidos

Dirección: Reinaldo Marcus Green

Guion: Zach Baylin

Música: Kris Bowers

Fotografía: Robert Elswit

Reparto: Will Smith, Demi Singleton, Saniyya Sidney, Aunjanue Ellis, Jon Bernthal, Tony Goldwyn, Andy Bean, Kevin Dunn, Craig Tate, Dylan McDermott, Katrina Begin, Andy Hoff, Jimmy Walker Jr. Productora: Star Thrower Entertainment, Westbrook Studios, Warner Bros., Overbrook Entertainment.

Distribuidora: Warner Bros., HBO Max

Género: Drama | Familia. Biográfico. Deporte. Tenis

Sinopsis

Biopic sobre Richard Williams, un padre inasequible al desaliento que ayudó a criar a dos de las deportistas más extraordinarias de todos los tiempos, dos atletas que acabarían cambiando para siempre el deporte del tenis. Richard tenía una visión muy clara del futuro de sus hijas y sirviéndose de métodos poco convencionales, elaboró un plan que llevaría a Venus y Serena Williams de las calles de Compton, California, al olimpo de deporte convirtiéndolas en iconos legendarios.

Hay nombres que resuenan por lo alto en el mundo del deporte, esos que conoces seas o no apasionado de éste y dos de ellos son sin duda Venus y Serena Williams, hermanas que alcanzado la gloria en distintas competencias –Grand Slam, Juegos Olímpicos, Wimbledon, etc.− de manera individual y en parejas. Y aunque su vida ha estado frente a los reflectores desde muy jóvenes, es hasta esta cinta que podremos ver cómo se forma a una estrella.

Richard Williams siempre se preocupó por el futuro de sus cinco hijas, invirtió cada minuto de su tiempo y el dinero que ganaban para asegurarles una vida lejos de las calles; sin embargo, pese a saber que bajo su techo tenía a futuras doctoras o abogadas, también supo que tenía las próximas estrellas deportivas, sólo debía encontrar alguien que les diera la oportunidad.

La gloria no llega fácil y es lo que el metraje nos muestra desde el minuto uno, horas de entrenamiento bajo la lluvia –tanto, que incluso servicios infantiles les hacían visitas para descartar un posible maltrato−; puertas cerradas; dormir cinco niñas en una pequeña habitación y ver a su propio padre caer ante los puños de las bandas del barrio, son sólo algunos de los hechos mostrados y que influyeron, de alguna manera, en la personalidad de las tenistas.

La cinta no es pretensiosa y va al grano, contar los inicios de Venus y Serena no en los grandes torneos, tampoco en las canchas de “blancos”, sino su verdadero comienzo a manos de sus padres, quienes las entrenaban junto a sus hermanas mayores, sus primeras rivales; la cancha era un espacio público en uno de los parques comunitarios, rodeado por vendedores y consumidores de drogas, vagos y prostitución, realidad de la cual Richard Williams quería mantenerlas alejadas.

El ritmo se mantiene oscilante de menos a más, pero lo bastante bien manejado como para tener al público expectante y entretenido con la sucesión de eventos. Además, las actuaciones les dan corazón a los personajes y aunque el curso de los acontecimientos es previsible, tanto si conoces algo de la historia de las hermanas Williams como si no, la trama no se vuelve tediosa o redundante.

Si bien Will Smith tiene una participación bastante buena –es gracias a su carisma que no puedes odiar a Richard pese a sus malas decisiones y gusto por acaparar la cámara más que sus hijas− quien le da toda la esencia a la película es la actríz Saniyya Sidney con su interpretación de Venus Williams. Es a través del lente de la cámara que vemos su crecimiento como deportista y ser humano, pero son sus ojos y su rostro los que bosquejan la determinación que llevaron a la tenista a la gloria.

La cinta es cautivadora y pese a algunos tropiezos con el guion es más que disfrutable. Su mayor virtud es mantenerse sencilla y concisa, fiel a su propósito de contarnos la vida temprana de sacrificios de las deportistas sin importar que el espectador sea o no fan del deporte.

Cinco Maharky estrellas y media de siete.