Reseña: ¡Nop! (Nope)

Reseña: ¡Nop! (Nope)

Por Rafa Carrillo (@RafaDDM)

Año: 2022

Duración: 130 min.

País: Estados Unidos

Dirección y Guión: Jordan Peele

Reparto: Daniel Kaluuya, Keke Palmer, Steven Yeun, Michael Wincott, Brandon Perea, Wrenn Schmidt, Barbie Ferreira, Keith David, Oz Perkins.

Jordan Peele tiene la intención de volverse un maestro del género de horror, y fui a ver su nueva película con toda la intención de que me gustara y al salir confirmar que el director está cumpliendo sus metas. ¡Nop! es el tercer largometraje de este previo ícono de la comedia de sketch que se ha vuelto una figura a seguir en el terror después de su excelente debut Get Out, y los sentimientos encontrados que generaron su película Us y su reboot de La Dimensión Desconocida, entre otras producciones. Daniel Kaluuya, quien anteriormente protagonizó Get Out, regresa a colaborar con Peele como protagonista en el papel de OJ (sin relación a Simpson). OJ y su padre Otis Haywood, interpretado por el legendario Keith David (The Thing, They Live), tienen un rancho prestigioso donde entrenan caballos para filmaciones cinematográficas donde un día sin aviso alguno comienzan a llover objetos como proyectiles. La explicación oficial es que cayeron de un avión pero OJ y su hermana Em (Motherfuckin' Keke Palmer) se disponen a investigar qué sucedió realmente, ya que sospechan que el suceso fue de origen extraterrestre y quieren capturarlo en cámara para hacerse millonarios y salir en Oprah. No daremos más detalles de la trama porque gran parte de la historia depende del misterio sobre lo que está sucediendo en el rancho Haywood, y en el parque de diversiones contiguo que pertenece a Jupe Park (Steven Yeun), quien solía ser un actor de niño hasta que su programa familiar fue cancelado debido a una tragedia que involucra a un chimpancé fuera de control.

El elenco y sus actuaciones son el elemento más fuerte de la película, pero al igual que el resto de los elementos que la conforman, en su mayoría, terminan desaprovechados. Hay una gran química entre los hermanos Haywood, y en especial la actuación de Steven Yeun es muy buena, pero casi ninguno de los personajes que aparecen en la película parece tener un arco, un cambio, un crecimiento o una conclusión interesante. En este aspecto quizás el personaje de Keke Palmer parece tener el papel más completo, porque el resto de los personajes tienen una conclusión vaga, floja o simplemente se sienten incompletos, como si nos hubiera hecho falta conocerlos un poco más o validar su presencia en la historia y esto hace que el final de la película sea poco satisfactorio a pesar de realmente cerrar todos los cabos sueltos. Esto sucede en particular con el personaje de Brandon Perea que se introduce a fuerzas a la vida de los protagonistas, rehusa a irse sin buenas justificaciones y realmente no termina por ser importante a la trama a fin de cuentas, más allá de ser un comic relief en una película donde cualquier otro personaje funge como comic relief dependiendo de las circunstancias. Y aclaro, su actuación es buena y gracias a eso el personaje es memorable, pero está desaprovechado, no tiene una motivación lo suficiente diferente a los protagonistas y por lo tanto tampoco obtiene un desenlace propio, sólo coexiste.

Jordan Peele ha dejado claro que el comentario social es un factor de suma importancia en su obra, y en Get Out se puede apreciar cómo lo utilizó de manera impecable para elevar a obra maestra lo que de otra manera hubiera sido una trama bastante sencilla e incluso quizás absurda, algo que sin dudas tomó de inspiración de la serie original de La Dimensión Desconocida de Rod Serling donde se presentaban historias extrañas con un giro dramático sorpresivo que frecuentemente nos revelaba un significado adicional más profundo sobre la condición humana. En ¡Nop! podemos ver que el director ha plantado todas las semillas para hacer un comentario social sobre Hollywood, la naturaleza del espectáculo, el morbo, la fascinación con la violencia en el entretenimiento, la glorificación de la fama y la riqueza sobre la dignidad, el racismo, la explotación animal, las maneras en las que lidiamos con el duelo y los traumas… en fin, sé que puedo continuar ad nauseam enlistando temáticas de las cuales Peele sembró una semilla en la película, y vaya que aplaudo la intención, pero a pesar de ser una película de más de dos horas, no parece querer llegar a ninguna conclusión con la mayoría de estos temas. Sólo están ahí, vagamente presentes sin tratar de encararlos en la película y llevarlos a una conclusión satisfactoria como logró hacerlo en Get Out. Agreguemos una cantidad incesante de menciones en voz alta del título de la película sin ton ni son, bromas tontas sobre la farándula, en especial una sobre TMZ que sale mucho de tono en el momento que sucede en la película, y crítica en general del mundo del cine que hace que Jordan Peele se muestre demasiado auto indulgente y parezca sentirse moral e intelectualmente superior. Se siente como si lo hubiéramos sorprendido disfrutando de sus propias flatulencias. Mucho cringe, diría la chaviza.

La historia, al mismo estilo que sus otras producciones, sigue una estructura muy básica donde puedes predecir que el punto A lleva al punto B y después al punto C para llegar al punto D y así sucesivamente. Esto funciona perfectamente cuando al estilo de Twilight Zone aderezas tu historia sencilla con algo interesante que decir, pero en este caso los personajes no muestran ningún crecimiento o cambio importante, largos segmentos de la película son lentos y el gran desenlace se basa en un plan que los personajes principales exponen vagamente para no tener que explicar las reglas del juego y termina por parecer que ni los personajes ni el director y guionista estaban seguros de cómo terminar la película. Acaba la película con la conclusión más simple posible y corren créditos. La película dura 130 minutos y bien pudo haber durado a lo mucho 90 y es frustrante que pretendan como si las ideas de esta historia fueran algo muy innovador cuando esos 130 minutos mejor los puedes pasar viendo los últimos 10 minutos de 10 Cloverfield Lane y obtienes casi lo mismo en sólo una fracción de tiempo invertido, ofertón.

Estoy algo sorprendido, de una mala manera, por el trabajo del cinematógrafo Hoyte van Hoytema, que previamente ha demostrado su excelente trabajo en películas como Let The Right One In e Interstellar, pero en esta película hay secuencias con movimientos de cámara muy descuidados que sólo me hacen llegar a dos o tres posibles conclusiones: o sin justificación quisieron emular el estilo de videos movidos en donde la gente quiere grabar algún objeto no identificado en el cielo y la cámara se mueve de lado a lado sin respetar ningún tipo de lenguaje cinematográfico, o no se hizo una buena implementación de las cámaras IMAX, o el proyector en la sala donde vi la película tenía algún tipo de problema técnico porque parecía que no sólo el movimiento de cámara era brusco y poco estético sino que además el frame rate parecía saltar de una película normal de 24 cuadros por segundo a un movimiento telenovelesco de 60 cuadros por segundo o más, como cuando activas la opción de motion smoothing en una televisión moderna y hace que hasta los episodios más cinematográficos de Breaking Bad parezcan sacados de su versión colombiana Metástasis con Walter Blanco. Sé que mucha gente no nota este tipo de detalles, porque me he cansado de tratar de explicárselo a mi mamá, a mis tíos y a mi abuelita sin mucho éxito, pero al menos a mí (y sé que no estoy solo en esto) me saca completamente de lo que estoy viendo y lo hace ver barato, por no decir chafísima. Este mismo problema, que quiero creer que bien pudo haber sido del proyector en la sala y no una falla de origen en la película, hace que también algunos efectos de CGI (generados por computadora), como el previamente mencionado chimpancé, se vean de baja calidad y con movimientos poco naturales, pero esto es peccata minuta en el contexto general de los desaciertos de la película. Los animales CGI de la nueva película de Depredador se ven peores y eso no resta de lo buena que es, pero eso es otro tema.

No es por decir que ¡Nop! no tenga uno que otro momento rescatable o incluso digno de destacar, hay algunas secuencias bien logradas con momentos genuinamente horrorosos como un par de escenas en donde suceden tragedias enfrente de una gran audiencia, un susto falso donde unos niños juegan una broma pesada a OJ, un conjunto de gritos desesperados y agonizantes que viajan de un lado a otro en el cielo con horribles implicaciones, y una consecuente lluvia de sangre. Además de las buenas actuaciones que ya destaqué en un principio y varias partes en donde el humor sí funciona y no sale de tono. El veredicto final sobre si te gusta o no esta película siempre quedará como algo subjetivo y como siempre será cuestión de gustos de cada quien, y basado en las reacciones en internet y medios parece ser que la gran mayoría de personas que han visto Nope la han disfrutado, pero al menos este espectador no encuentra justificación al hype.

Veredicto: 3.4 de 7 Maharkyestrellas

Otras películas que recomendamos: Get Out, 10 Cloverfield Lane, Attack The Block, The Mist, Color Out of Space, The Vast of Night, Arrival