Reseña: El Misterio de Soho (Last Night in Soho)

Reseña: El Misterio de Soho (Last Night in Soho)

Por Rafa Carrillo (@RafaDDM)

Título original: Last Night in Soho

Año: 2021

Duración: 116 min.

País: Reino Unido

Dirección: Edgar Wright

Guión: Edgar Wright & Krysty Wilson-Cairns

Reparto: Thomasin McKenzie, Anya Taylor-Joy, Matt Smith, Terence Stamp, Michael Ajao, Diana Rigg

Producción: Nira Park, Tim Bevan, Eric Fellner, Edgar Wright

¡Edgar Wright está de vuelta! El director de joyas como Shaun of the Dead y Baby Driver regresa a las pantallas grandes con El Misterio de Soho (Last Night in Soho). Después de coquetear con el género por años, nos entrega una película de terror impecable que hace homenaje a maestros del cine giallo como Dario Argento y Lucio Fulci.

Pero antes de entrar en detalles con la película, tengo que incluir una anécdota personal importante relacionada. La última vez que fui a una sala de cine fue en 2019 cuando salió la última película de Star Wars, después en 2020 todos sabemos lo que sucedió con el mundo y la pandemia, y yo fui una de las personas que se quedó encerrada en casa la mayor parte del tiempo. Edgar Wright es uno de mis directores favoritos, Shaun of the Dead probablemente puede ser la película que más veces he visto en mi vida. Entonces en mi idea romántica de cinéfilo, sólo regresaría a las salas de cine si la película lo ameritaba lo suficiente, y como tenía años esperando Last Night in Soho, me parecía un digno regreso triunfal a las salas. Originalmente la película se estrenaría en septiembre de 2020 y el plan por más romántico que fuera, no sonaba tan alocado, ni parecía que mi ausencia de las salas de cines fuera a tomar más de 9 meses. Pero como sabemos, para septiembre del año pasado la situación todavía estaba lejos de regresar a una normalidad y la fecha de estreno fue pospuesta para abril de 2021, y después para octubre. Después de esta larga espera, puedo decir con emoción que valió la pena y no pude haber elegido mejor película para regresar a las salas de cine.

Eloise (Thomasin McKenzie) es una chica campesina que sueña con ser una gran diseñadora de modas en Londres. Desde el inicio podemos ver que Eloise tiene frecuentes visiones en los espejos en los que se aparece la imagen de su madre que falleció trágicamente cuando ella era apenas una niña. Cuando es aceptada a una escuela prestigiosa en el norte de Londres, Eloise se siente fuera de lugar en la gran ciudad y busca refugio de sus insufribles compañeras en un alejado edificio de departamentos donde comienza a tener visiones de una chica soñadora como ella, pero en los años 60. La vida de Sandie (Anya Taylor-Joy) en el pasado parece estar llena de glamour, valentía, éxito y varias otras cualidades que Eloise admira, entonces comienza a perseguir estas visiones para conocer más sobre ella. Pero como ésta es una película de terror, pronto esas visiones muestran un lado oscuro que Eloise no está preparada para enfrentar y que puede tener repercusiones fatales en su vida real en el presente.

La dualidad de los personajes de Thomasin McKenzie y Anya Taylor-Joy se presta para un sinfín de secuencias interesantes donde sale a relucir ese característico estilo de edición fluido, cortes rápidos, acción y cinematografía que hemos llegado a esperar de una película de Edgar Wright, después de lo que ha hecho con Scott Pilgrim, Baby Driver e incluso la trilogía de Cornetto. Esto incluye por supuesto escenas meticulosamente coreografiadas al ritmo de la música, que también como en el resto de su filmografía está compuesta de un soundtrack espectacular. Además de una fina selección de canciones que encajan de manera perfecta temáticamente con la época y la trama como “I’ve Got My Mind Set on You” de James Ray, “There’s a Ghost in My House” de R. Dean Taylor, “(There’s) Always Something There to Remind Me” de Sandie Shaw y “Eloise” de Barry Ryan, la talentosísima Anya Taylor-Joy no deja de sorprender con sus propias versiones de clásicos como “Downtown” originalmente interpretada por Petula Clark y “You’re My World” de Cilla Black.

Ambas protagonistas sostienen la película de maravilla a pesar de estar separadas en dos épocas completamente distintas. Además de las dos personajes principales tenemos a Matt Smith que para estas alturas ya es todo un veterano en viajes en el tiempo después de interpretar a Doctor Who y a la encarnación física de Skynet. Matt Smith interpreta a Jack, el manager de Sandie (Anya Taylor-Joy) en los años 60. También en el cast tenemos a Terence Stamp como un misterioso hombre que deambula por las calles de Soho y Diana Rigg en probablemente su último papel en pantalla, ya que tristemente falleció en septiembre del año pasado, e incluso la película está dedicada a su memoria.

Last Night in Soho utiliza varios recursos cinematográficos que recuerdan a las películas giallo italianas de los años 60 a los años 90. Para dar un poco de contexto, giallo significa amarillo en italiano, y se le llama así a este género de terror porque recuerda a las novelas de bolsillo sobre misterio y detectives que eran impresas en un papel amarillento. Algo así como a lo que Tarantino hacía referencia con su “Pulp Fiction” y a lo que nosotros en México conocemos como los libritos vaqueros. Las películas giallo suelen estar enfocadas en resolver un misterio que a menudo involucra un asesino con una identidad desconocida hasta la conclusión de la película, elementos slasher, terror psicológico, narradores poco fiables, explotación en violencia y sexo. En esta película tenemos un poco de todo eso, y de manera más específica tenemos algunos ejemplos que tienen que ser homenajes completamente intencionales. El uso de colores primarios saturados puede ser un homenaje directo a Suspiria de Dario Argento. La protagonista tiene un sentido especial que la hace perderse en otra realidad cuando se pone en contacto con el arte como en The Stendhal Syndrome dirigida también por Argento. Sin entrar en territorio de spoilers, hay más de un paralelismo importante con la trama de The Psychic (Sette Note in Nero) de Lucio Fulci. Además, Edgar Wright abiertamente declaró que se había inspirado en Don’t Look Now de Nicolas Roeg, y Repulsion de Roman Polanski, que no es un giallo pero sí es una película de los años 60 (y sí, si les da más paz mental, fue antes de que Polanski fuera un asco de persona y se viera involucrado en un escándalo sexual con una menor de edad).

La película fue co-escrita por Edgar Wright y Krysty Wilson-Cairns, en su primera colaboración juntos, y creo que la contribución de Wilson-Cairns debe haber sido crucial en el desarrollo del guion para realmente ofrecer realismo y credibilidad a una película que además de tener 100% una perspectiva femenina con sus dos protagonistas, toca temáticas delicadas que sería riesgoso (por decir poco) que un hombre intentara cubrir desde su experiencia. Wilson-Cairns nos presenta a dos mujeres independientes que por azares del destino forman un fuerte vínculo de sororidad, que si bien mi experiencia como hombre no puede ofrecer una opinión muy versada en el tema, sí me pareció una perspectiva refrescante y con más matices que las dinámicas que solemos ver en el cine, muy ad hoc a los tiempos que vivimos y a la narrativa feminista que cada vez se integra con más poder a los medios y arte que consumimos.

Te recomendamos plenamente ir a ver El Misterio de Soho en cines, es una película divertida, encantadora, aterradora e intrigante de principio a fin, llena de música, excelentes actuaciones, y cinematografía impresionante. Personalmente no puedo esperar a volver a verla.

Veredicto: 7/7 Maharkyestrellas

Además de Last Night in Soho te recomendamos: Suspiria, The Psychic (Sette Note in Nero), Don’t Look Now, Baby Driver, Shaun of the Dead, The Stendhal Syndrome, The Bird With The Crystal Plumage.