Reseña: El Hombre del Norte (The Northman)

Reseña: El Hombre del Norte (The Northman)

Por Rafa Carrillo (@RafaDDM)

Título original: The Northman

Año: 2022

Duración: 137 min.

País: Estados Unidos

Dirección: Robert Eggers

Guión: Sjón y Robert Eggers

Reparto: Alexander Skarsgård, Nicole Kidman, Claes Bang, Anya Taylor-Joy, Ethan Hawke, Björk, Willem Dafoe, Kate Dickie, Ralph Ineson

Después de sorprender y maravillar a las audiencias con dos joyas del cine independiente, Robert Eggers, director de The Witch y The Lighthouse, regresa a las pantallas grandes con su primera producción a gran escala, The Northman, una historia de venganza clásica basada en la leyenda vikinga de Amleth. Si el nombre Amleth te suena y, como yo, no eres erudito en el tema de la mitología escandinava, puede ser por la similitud que tiene de inmediato con el nombre Hamlet y no es coincidencia. Shakespeare se inspiró en la leyenda de Amleth para escribir su obra donde un joven príncipe regresa de tierras lejanas para vengar la muerte de su padre a manos de su tío quien ahora ha usurpado su trono. Si esta historia también te suena, puede ser que al igual que yo, tu primer acercamiento a Hamlet haya sido una pequeña película animada de Disney titulada El Rey León. Y de cierta manera, The Northman es la versión extremadamente violenta y para adultos de El Rey León, donde nuestro Simba en vez de cantar Hakuna Matata con sus amigos en el exilio, se une a vikingos violentos que queman aldeas y asesinan todo lo que se ponga en su camino. Es así una manera sencilla de explicar la trama a grandes rasgos sin entrar en territorio de spoilers realmente.

Con este director y guionista y hasta ahora su trayectoria intachable de The Witch y The Lighthouse era imposible entrar a esta película sin tener un nivel de expectativas bastante alto, en especial cuando The Northman comparte gran parte del elenco de estas dos anteriores películas: Willem Dafoe de The Lighthouse; y Anya Taylor-Joy, Ralph Ineson, y Kate Dickie de The Witch. Además, cuenta una vez más con el impecable trabajo de Jarin Blaschke como director de cinematografía. A pesar de estas expectativas casi imposibles de ignorar, lo justo es apreciar cada una de las obras como su propio material independiente, lo cual son. Sus primeras dos películas son innegablemente parte del género del horror, incluso pueden ser encontradas en incontables listas donde las catalogan como algunas de las mejores películas del género de los últimos 10 años. The Northman no es una película de terror como tal, pero es difícil que Robert Eggers niegue la cruz de su parroquia y, por tanto, los elementos del género están presentes a lo largo de la historia.

En este caso, Eggers se decidió por hacer una película mucho más “convencional”. Lo pongo entre comillas porque muchos quizás la denominarían más bien como “más comercial” pero eso por lo general carga connotaciones negativas. La trama tiene una estructura muy clara y definida con un principio, desarrollo y final, y sigue el arquetipo de una historia de venganza relativamente hollywoodense. Sin embargo, y lo digo como un logro, mantiene un sabor a película independiente, y en gran parte es debido al reparto, el bellísimo trabajo de fotografía, y el guion y dirección de este cineasta. Pero a fin de cuentas estamos hablando de una película con un presupuesto de $90 millones de dólares, muy alejado al pequeño presupuesto de The Witch de $4 millones o The Lighthouse de $11M. Y bueno, no es que me quiera poner a hablar de números ni dar clases de matemáticas o finanzas, pero como diría el Tío Ben si fuera productor de cine, con un gran presupuesto viene una gran responsabilidad… financiera al menos y esto suele significar que el estudio tiene expectativas de llegar a una gran audiencia para recuperar su inversión y no sólo a un pequeño nicho de geeks que ven películas de terror donde si no les pones subtítulos, con dificultad les entiendes a todos los diálogos, aunque hables inglés a la perfección. Y para llegar a estas grandes audiencias, Eggers y los estudios y distribuidores Regency, Focus Features y Universal Pictures, han optado por hacer de The Northman su película más comercialmente entretenida, es decir, enfocada a gustarle y entretener a todo público (o al menos a todo público mayor de 15 años en nuestro país con su clasificación B-15).

Para quienes tuvieran miedo que The Northman fuera a ser el momento en que este cineasta independiente vendiera su alma y dignidad a los grandes estudios y comenzara a hacer películas estilo Marvel, el decir que esta es su película más entretenida no significa que después de cada acción dramática vaya a salir el personaje simpático a decir un chiste para aliviar la tensión como todo un Peter Parker. Simplemente significa que es una película creada con la intención de ser más fácil de digerir que lo que uno pudiera esperar de un film independiente. Sí hay uno que otro momento de levedad, en donde incluso en la sala se escucharon varias risas, pero están esparcidos muy mesuradamente a lo largo de la película y en varias ocasiones suceden en momentos donde el tono de la película no necesariamente se vuelve alegre o se libera la tensión de la escena. Similar a los breves momentos cómicos de The Lighthouse. En general el tono de la película es frío y oscuro y sostiene una atmósfera siniestra. Un elemento que vale destacar de The Northman que se ha mantenido a lo largo de la filmografía de Eggers es su habilidad para mantener la trama en una verosimilitud que la hace parecer realista incluso cuando se introducen elementos sobrenaturales, como lo fue Black Phillip en The Witch o lo que sea que fuera esa sirena y tentáculos hentai-escos en The Lighthouse. En este caso, mi favorito de estos elementos fantásticos es una espada mítica con sed de sangre que sólo puede ser desenvainada de noche, lo cual obliga al protagonista a desarrollar una estrategia complicada y creativa para poner en marcha su plan de venganza.

Además de la fotografía que no puedo chulear lo suficiente, las actuaciones son una de las mayores fortalezas de El Hombre del Norte, y por supuesto era de esperarse con estrellas consagradas como Alexander Skarsgård, quien interpreta a nuestro protagonista Amleth con un incesante ímpetu de venganza; Nicole Kidman como la reina Gudrún, e Ethan Hawke como el rey Aurvandill, padres de Amleth. Anya Taylor-Joy como es de esperarse, entrega una excelente actuación, con su personaje de Nala… digo, Olga. También en el tema de actores que siempre roban la atención en pantalla, Willem Dafoe interpreta a Heimir quien a la vez es el bufón del reino, el confidente y mano derecha del rey, y el sabio brujo que tiene la habilidad de divinar la fortuna del linaje real. La verdad es que no sé cómo es posible que Willem Dafoe no tenga su propia categoría en los Oscares donde se le entregue una estatuilla anual por su mejor actuación del año en curso. Es lo justo.

Históricamente hemos visto lo difícil que es para un cineasta hacer la transición de cine independiente a grandes producciones de estudio sin perder la esencia de lo que lo hizo especial en un principio, pero The Northman difícilmente decepcionará a las audiencias. El público general que no está en particular interesado en el cine de arte o en películas de género disfrutará de una historia de venganza con excelentes escenas de acción, violencia, efectos especiales, drama, vikingos con pectorales y abdominales que robarán suspiros y los que no sean saqueados por los vikingos, serán robados por Anya Taylor-Joy. Y quienes vayan con expectativas quizás más exigentes (por no decir snobs) y apegadas a la filmografía del director y el estilo del cine independiente popularizado en años recientes por compañías como A24, también encontrarán una película con una sensibilidad indie que no sacrifica su visión artística a favor del entretenimiento palomero y toma triunfante su lugar en el Valhalla junto a las anteriores dos películas de Robert Eggers.

Veredicto: 5.6/7 Maharkyestrellas

Si te gustó, también te recomendamos: The Witch, The Lighthouse, The Lion King, Bone Tomahawk, Drive, 300, Brawl in Cell Block 99