Reseña: Amenaza Bajo el Agua (Black Water: Abyss)

Reseña: Amenaza Bajo el Agua (Black Water: Abyss)

Título original: Black Water: Abyss

Año: 2020

Duración: 98 min.

País: Australia

Dirección: Andrew Traucki

Reparto: Jessica McNamee, Luke Mitchell, Amali Golden


Por Rafa Carrillo (@RafaDDM)

Una pareja de turistas japoneses se pierde en un bosque en Australia, se tropiezan con una grieta en el suelo y caen varios metros a una cueva subterránea. Uno de ellos tiene la suerte de morir en el impacto, la otra es devorada por un cocodrilo gigante en segundos. Así comienza Amenaza Bajo el Agua. Si el póster no lo había dejado claro, la escena introductoria demuestra que no tiene nada que ocultar y confirma que la historia se trata de un cocodrilo que come gente; nada más, ni nada menos. Si esto es todo lo que necesitas para disfrutar de una película, no necesitas seguir leyendo la reseña, puedes comprar tus boletos de una vez, aunque aclaramos: esto es lo único que ofrece, no esperes absolutamente nada más.

Poco tiempo después, un grupo de cinco jóvenes exploradores se dirigen a esa misma cueva, en esta ocasión no están perdidos, van a explorarla a propósito y con poca preparación. Previo a descender saben que hay una amenaza de tormenta que los puede dejar atrapados sin salida, pero son jóvenes y YOLO… ¿sí usan YOLO los jóvenes todavía?

Entre el grupo tenemos a Cash que es el guía, Eric y Jennifer que son pareja, y Victor y Yolanda que son otra pareja. A Eric y Yolanda les gustan las aventuras, mientras que sus parejas son personas un poco más tranquilas (y fieles). Victor acaba de recuperarse de una difícil batalla con el cáncer y decide que esta arriesgada expedición es justo lo que necesita para vivir la vida al máximo. Sin entrar en spoilers, si ya están haciendo sus apuestas sobre quiénes serán devorados por el cocodrilo, no esperen que la película ofrezca grandes giros, se mueren exactamente los personajes que se están imaginando.

En una serie de situaciones predecibles, la amenaza de tormenta no se queda en amenaza y termina por inundar la cueva y bloquear todas las salidas viables. El grupo decide tratar de nadar para encontrar una salida alternativa, pero de inmediato se encuentran con el enorme y territorial cocodrilo que habita la caverna. Rápidamente se refugian sobre una roca alejada del agua, pero saben que pronto el agua subirá y serán presas fáciles para el tenebroso reptil que los acecha. Entonces ya tenemos el factor tiempo encima, porque de lo contrario nuestros protagonistas se quedarían sentados en la piedra jugando cartas mientras esperan a que baje el agua y no tendríamos película. Pero para hacer las cosas… no digo más interesantes, pero para mover la trama hacia adelante, el cocodrilo también ataca gravemente a uno de los exploradores y si no se sentían tan presionados por el tiempo antes debido al nivel del agua, ahora les preocupa que su amigo muera desangrado si no salen y piden ayuda pronto. Armados únicamente con decisiones estúpidas a la mano, nuestros protagonistas tendrán que encontrar una manera de escapar de la cueva sin morir en el intento. Pero también queremos ver al cocodrilo atacar, así que obvio varios morirán en el intento.

Amenaza Bajo el Agua es en teoría una secuela espiritual a Black Water de 2007, también dirigida por Andrew Traucki, pero realmente en lo único que tienen que ver es que ambas tratan de cocodrilos. La trama recuerda bastante a otra película australiana llamada Rogue, que francamente es mucho mejor. También tiene elementos de otras películas de ataques de creaturas marinas (o sea, tiburones) como The Shallows con Blake Lively y Open Water 3.

Como mencioné anteriormente, las decisiones que toman los personajes son tontas y predecibles, el suspenso es mínimo, y el desarrollo de personajes se limita a arquetipos que hemos visto varias veces antes; todo lo cual sería perdonable si constantemente viéramos al cocodrilo atacar. Pero ese es el mayor problema de la película, vemos muy poco al cocodrilo y, según mi compañero el mismísimo Maharky, es incluso uno diferente cada vez que sale, en algunas ocasiones hasta es un lagarto en lugar de un cocodrilo. Los podemos distinguir por la forma del hocico.

Yo no noté que fueran diferentes pero la película está tan poco iluminada que no se alcanza a distinguir mucho y eso es otro gran problema. Se nota que fue filmada en un set de grabación no muy grande y quizás haya sido por restricciones de la pandemia o sólo por presupuesto, pero es cansado que lo poco que vemos es prácticamente en la misma locación por hora y media.

En fin, no es una película para nada brillante, yo normalmente suelo disfrutar mucho de otras de este tipo como Jaws, Piranha, Lake Placid o incluso Crawl que fue la última película que vimos Maharky y yo juntos antes de la pandemia. En este caso, no la odié, pero no pasa de ser una opción dominguera para ver un rato a unas cuantas personas ser atacadas por un cocodrilo.

Veredicto: 2.1/7 Maharkyestrellas

Si eres fan de este tipo de películas, te recomendamos: Lake Placid, Rogue, Crawl, The Shallows, 47 Meters Down, Deep Blue Sea, Piranha 3D.