Reminiscence

Reminiscence

Directora: Lisa Joy.
Guion: Lisa Joy.
Prodcutores: Lisa Joy, Jonathan Nolan, Michael De Luca, Aaron Ryder.
Protagonistas: Hugh Jackman, Rebecca Ferguson, Thandiwe Newton, Cliff Curtis.
Cinematografía: Paul Cameron
Editor: Mark Yoshikawa
Música: Ramin Djawadi

Sinopsis: Nick Bannister (Jackman), un investigador privado de la mente, navega el oscuro y seductor mundo del pasado mientras ayuda a sus clientes a acceder a memorias perdidas. Residente de las afueras de la costa sumergida de Miami, su vida cambia para siempre al trabajar con una nueva clienta, Mae (Ferguson). Una simple búsqueda se convierte en una peligrosa obsesión. Mientras lucha por encontrar la verdad sobre la desaparición de Mae, Bannister descubre una conspiración violenta y finalmente se enfrenta a la pregunta: ¿qué tan lejos llegarías para aferrarte a quienes amas?

Arrastrando una campaña promocional casi nula, además de comparaciones poco afortunadas que afectan su recepción, llega a cines (y a la versión estadounidense de HBO Max) Reminiscence, primer trabajo a gran escala de Lisa Joy, cocreadora junto con su esposo Jonathan Nolan de la exitosa adaptación seriada del clásico de los 70s Westworld, serie en la cual tuvo su debut detrás de la cámara en el cuarto capítulo de la segunda temporada, The riddle of the sphinx (2018).

Con esos antecedentes, más sus futuros proyectos (las adaptaciones de la novela The peripherial del para muchos inventor del cyberpunk William Gibson; así como del videojuego de corte atomicpunk Fallout), es posible crear un marco para entender por qué una cinta con el peso de los nombres titulares de Hugh Jackman (¿necesita presentación?) y Rebecca Ferguson como femme algo fatale despampanante como en su presentación en Mission: Impossible – Rogue Nation (Christopher McQuarrie, 2015)aunque con una actitud mucho más vulnerable, parece que queda a deber.

El principal problema es el aparente peso de su vínculo con los hermanos Nolan, lo cual puede llevar a crear enlaces fortísimos donde apenas hay puntos en común, en particular con Inception (Christopher Nolan, 2010). Esto porque, si bien ambas tienen como base un procedimiento que afecta la psique para plantear y resolver situaciones, en la historia de Joy es apenas un punto de partida al que se vuelve para avanzar la trama en lugar de ser un elemento de relevancia constante. Además, el uso de recuerdos como mecanismos de evasión tiene más en común con We can remember it for you wholesale de Philip K. Dick y las dos adaptaciones que ha tenido a la fecha (Totall recall, de Paul Verhoven en 1990, y la homónima Len Wiseman en 2012).

Dado el caso, la referencia nolaniana más cercana podría ser The Prestige (2006), con la cual comparte el estilo de sembrar claves a lo largo de su desarrollo, sólo que la realización de Joy es más simple y obvia, probablemente porque es la primera vez que dirige un proyecto que, con independencia de su duración, no depende de un conjunto previo de planteamientos, personajes y etapas que suman al efecto total, en el cual la información, por más a la luz que esté, descansa cuando se dan cambios de perspectiva. Esto hace que Reminiscence se sienta como un capítulo muy largo de los otros escenarios a los que se refieren en Westworld, o una miniserie que se buscó acortar por razones presupuestarias.

El presupuesto es otra dimensión por tomar en cuenta. Con 60 millones de dólares no se trata precisamente de la típica mega producción veraniega que busca una plaza en los primeros lugares de la taquilla, sino de una cinta entre “experiemental” y/o “de autor”, en la cual Joy parece tratar de jugar con elementos ya conocidos en su haber: distopías, polarización de clases, los fundamentos de la realidad próxima y sus implicaciones personales, con lo que se avecina en su futuro creativo: elementos del cine negro y del cyberpunk seminal.

Ante ello, los pecadillos propios podrían ser la duración (tal vez ahora sí era conveniente que otras manos entrarán a revisar el proceso para hacer ajustes), que se nota en el tiempo excesivo que se le da a la relación de los personajes de Jackman y Ferguson, para luego apresurar los acontecimientos en medio de secuencias de acción apenas pulidas; inconsistencias en los planos, ya que por la forma en que se esbozan los hechos hay cambios de punto de vista de primera a tercera persona difíciles de entender; y la aparente dificultad de darle un perfil comercial atractivo a un intento corto de neo noir donde falta el cuestionamiento necesario a los arquetipos del género detectivesco, y en el que los elementos tecnociencioides son más un barniz que un elemento fundamental de una cinta se acerca más al noir clásico, donde chico-rudo-conoce-damisela-en-peligro-y-se-enfrenta-a-malos-prototípicos-para-salvarla (en la cual tal vez el final es el paso fuera del ritmo establecido por las convenciones tradicionales del género), que deja de lado los elementos como los avances tecnológicos, la situación socioambiental, o la crítica hacia la nostalgia y sus efectos, que pudieron generar una cinta más propositiva y con mayor relevancia.

Veredicto: 3.5 maharkyestrellas