Mujercitas

Esta vez me toca contar una historia peculiar. Jo, Amy, Beth y Meg nos regalaron una historia muy singular sobre lo que puede representar la familia sin sus tonalidades rosas de siempre,

 class=

Tenemos que centrarnos indudablemente en tres cosas que nos van a ayudar a entender la película si es que no nos encanta el genero.

-La familia en cuestión esta adolorida por los estragos de la guerra civil en la que participa su padre, es una familia con cinco mujeres, lo que quiere decir que no estaban económicamente favorecidas y por ultimo, Jo (una de las hermanas) se niega profundamente a entender que su único propósito es casarse con alguien rico.

 class=

La nominada película a los Óscar por Mejor película, Mejor actriz, Mejor actriz de reparto y Mejor banda sonora, se tomó la delicadeza de contarnos el por qué de sus personajes sin aburrir, supimos lo necesario de cada uno para dejarnos atrapar. Claro que nos recordó a Orgullo y prejuicio, pero incluso no es competencia una para la otra. Mujercitas se logró bellamente.

Con personajes bien definidos, nos presentaron a la hermana pequeña que es la piedra angular de la familia Amy. Jo es la siempre rebelde y protectora, nuestra protagonista escritora que busca triunfar por sus letras. Nuestra querida Emma Watson interpretando a la mayor Meg, quien se casa primero y completamente por amor y por ultimo, quizá la más astuta de las cuatro. Beth March, nunca olviden ese nombre si planean conseguir prácticamente todo lo que quieren de la vida.

 class=

Honestamente pensé que podía predecir la historia por completo, pero sí, lloré en partes que no pensé que fueran a existir, me reí mucho con otras y también me llenó de ternura.

El papel de Meryl Streep como la tía ricachona March le dio una frescura increíble a la película. Es este personaje que te fastidia pero que simplemente no puedes odiar. Sus ocurrencias y sus comentarios tan puntuales se robaban la pantalla por completo.

 class=

No es una historia típica, tampoco tiene el final que todos esperan. Por lo que a mí respecta, es mejor de lo que pudimos adivinar.