Marry Me (2022)

Marry Me (2022)

Marry Me

Titulo original: Marry Me
País: EUA
Año: 2022
Duración: 1h 52min
Género: Comedia, Drama, Romance.
Director: Kat Coiro
Reparto: Jennifer Lopez, Owen Wilson, Maluma, Chloe Coleman, Sarah Silverman, John Bradley.
Autor (Reseña): Rodrigo Hernandez

Sinopsis:

Cargada de canciones originales de los cantantes latinos Jennifer López y Maluma, "Cásate Conmigo" es protagonizada por López, quien interpreta a la super estrella musical Kat Valdez, y Owen Wilson como Charlie Gilbert, un maestro de matemáticas. Dos completos extraños que aceptan casarse y darse la oportunidad de conocerse después. Un romance inusual entre dos personas diferentes que buscan algo real, en un mundo en donde el valor de las cosas depende del número de likes y seguidores. "Cásate conmigo" es una historia de amor moderna sobre las celebridades, el matrimonio y las redes sociales.

Opinión:

La historia es sorprendentemente innovadora para el género, a pesar de sostenerse con el clásico cliché de “la celebridad y el don nadie”, la película no peca de abusar de este.

Desde un principio se muestra a Jennifer López como Kat Valdez, la mitad de “la pareja más importante del momento” junto con Maluma como Bastian, ambas estrellas internacionales con millones de seguidores.

Comenzando con lo negativo, Maluma hace su debut en Hollywood con un personaje en el que parece inclinado a interpretarse a él mismo (al estilo Adam Sandler y Dwayne Johnson), y a pesar de que sus apariciones no son malas del todo, es evidente que es su primer papel y que tiene mucho que trabajar por delante pues sus líneas se sienten y su actuación fácilmente sería algo que veríamos en uno de sus videos musicales.

Jennifer López pasa por una situación similar, interpreta un personaje no alejado a su persona real, que si bien no es algo malo, peligra de exagerar y caricaturizar ciertas características personales, cosa que sucede en varias ocasiones. Sin embargo, el resto su actuación no se ve demasiado comprometida por esto.

La película tiene algunas situaciones que podrían llegar a considerarse como “accidentes felices”, que se ubican justo sobre la línea entre “afecta” y “favorece”, por ejemplo: la relación entre Kat y Bastian. Desde primer momento se puede ver que la química entre estos dos no es la mejor; la diferencia de edad en relaciones de Hollywood no es extraña, así que no resulta difícil de imaginar a ambos como pareja, pero en cierta manera al verlos interactuar, es difícil ignorarla, esta química que suponía ser “envidiable y adorable” para lo fans dentro de la película, sólo se podía percibir mientras estos compartían el escenario (cosa que, si la memoria no me traiciona, sólo ocurre una vez ya avanzada la película), fuera de este, es casi nula, pero, esa falta de química entre ellos beneficia y resalta la química entre Wilson y López, siendo esta agradable y natural, incluso se podría llegar a pensar que esto fue planeado, lo cual queda en duda debido a que también puede ser atribuida a la inexperiencia de Maluma.

Otro de estos accidentes felices era la sensación de +sitcom* que da la película en ocasiones. La directora, Kat Coiro, ha trabajado en varias sitcom y series de comedia durante los últimos años, por lo cual era predecible una influencia de estas (la cual resulta muy clara en personajes como el de Sarah Silverman como Parker, que fácilmente podría formar parte de cualquier comedia televisiva) lo cual le da ligereza y un toque fresco a la película, pero hay momento en los cuales pasa a dar la sensación de ver un capítulo con Jennifer López como personaje invitado, lo cual como ya se mencionó, no es malo, pero disipa un poco el punto de todo.

La música podría entrar en los aspectos positivos del filme. Las intervenciones musicales no se sentían forzadas, tampoco eran demasiadas como para ser tediosas; las canciones, si bien no podrían considerarse del todo novedosas dado que se trata de música pop orientada a ser comercial, por lo cual cuentan con las cualidades de canciones mainstream, son lo suficientemente “originales” para funcionar, sin ser demasiado melosas y cursi (a excepción de “Church”, que es todo lo anterior y algo incómoda en cuanto a coreografía y concepto).

Otro punto totalmente a favor es Owen Wilson, quien brilla por sí sólo y en conjunto con López, es gracioso y dinámico; su personaje, por obvias razones, se sentía como el más natural y pensado. Sin duda lo mejor del filme.

Marry Me (Cásate Conmigo para Latinoamérica) llega a los cines este 14 de febrero con una propuesta llamativa y refrescante que te ofrece lo que una comedia romántica debe: romance, si bien no entrañable sí natural, además de comedia suficiente para pasar un buen rato.