Lo mejor está por venir

 class=

Con las actuaciones de Fabrice Luchini (Arthur) y Patrick Bruel (César) bajo la dirección de Matthieu Delaporte y Alexandre de La Patellière este 19 de diciembre llegará a los cines el filme Lo mejor está por venir, mismo que logra atrapar y conmover al público sin dejar un mal sabor de boca, ya que aunque el final es previsible desde los primeros minutos del metraje, el cómo se llega a él es una fascinante cruzada a través de momentos cargados de significado y metáforas mientras se nos presenta esta historia de amistad entrañable entre Arthur y César, logrando encontrar el punto medio entre el drama y la comedia ácida a la vez que los personajes transmiten esa fraternidad necesaria para enganchar al público.

 class=

La química en pantalla mostrada por Fabrice y Patrick logra atravesarla y hacernos creer esa amistad de juventud si decantarse por una sobre actuación de la misma o rayar en la comedia. Es esta camaradería la que junto a un guion bien organizado  logra llevar la narrativa, la cual pese a ser lenta no se siente debido al humor ácido insertado en los momentos adecuados, así como la fotografía y musicalización, componentes que logran hacer funcionar una historia sencilla y sin pretensiones a tal modo de no sólo hacernos olvidar por momentos al cáncer como motivador de la trama sino también de aligerar el drama propio de cintas con algún protagonista enfermo.

Otro punto a favor de esta historia es Randa, una mujer que lleva un grupo de personas que padecen o han padecido cáncer y presenta la visión realista de los pacientes guardando el equilibrio entre las personalidades de la pareja de amigos, quienes no podrían ser más diferentes y cuyos personajes viven una verdadera evolución al dejarse guiar por el otro como si fueran de nuevo adolescentes.

 class=

Si bien la enfermedad está siempre presente como eje de las decisiones que tomarán los protagonistas, ambos logran mofarse de la misma y arriesgar el todo por el todo con tal de vivir esos meses como si fueran los últimos, creyendo que es el otro el que morirá en cualquier momento e intentando que pase los mejores momentos de su vida. Una película que conmoverá a más de uno a la par que hace reflexionar sobre si de verdad estamos viviendo o sólo sobrevivimos.