Las hostilidades

Las hostilidades

FICHA TÉCNICA

Año: 2021

Duración: 70 min

País: México

Director: M. Sebastian Molina

Reparto: Israel Molina, Gerardo Molina, Omar Molina, Miguel Molina

Guion: M. Sebastian Molina, Karen Plata

Productor: Carolina Caballero Covarrubias, Tanya Álvarez, Sebastian Molina

Fotografía: M. Sebastian Molina

Edición: Eddie Rubio, M. Sebastian Molina

Música: Paulina Lozano, Pedro Antonio Padilla, Ollie Viceraz, Freinzer, Coga Omar

Sonido: Carlos Pedraza, Cosme Álvarez

SINOPSIS

En Las hostilidades Sebastian Molina nos muestra el estilo de vida de Santa Lucía, Estado de México, un pueblo que ha atravesado por cambios drásticos debido a la creciente violencia e inseguridad. A través de la mirada de los primos del director, experimentamos lo que implica vivir en una ciudad aparentemente estática pero que cambia constantemente.

OPINIÓN

Los llamados barrios bravos —en ocasiones pueblos absorbidos por las ciudades o periferias que se desarrollan con vida propia— son fuente casi inagotable de leyendas, estereotipos y calificativos de lo más variados en virtud de las condiciones que asolan sus márgenes: falta generalizada de servicios básicos, índices de marginalidad y pobreza altos, en ocasiones largas distancias que hacen que los medios de obtener educación y sustento se reduzcan más, pues aparte del costo monetario está el físico, por las desmañanadas y desveladas y por la posibilidad de ser víctimas de la delincuencia.

No obstante, la más de las veces se olvida que detrás de esta serie de primeras impresiones hay otra realidad, desconocida por muchos gracias al velo que pende sobre ella debido a la presencia las otras ideas que se tienen; o que, al mostrarse, se dan en el contexto de mediatización que filtran los hechos delictivos o los festejos de lo que muchos quieren ser parte, aunque desconozcan su importancia o la olviden una vez digerida la experiencia. En ese vacío es donde se inserta Las hostilidades.

Dado el nombre y sus primeras secuencias, se podría pensar que la obra de Molina se inclina por le terreno de los clichés sobre el barrio. Para grata sorpresa, estos se van deshilvanando para dar cuenta de la realidad de un grupo de jóvenes que buscan ajustar cuentas con su historia para poder construir puentes que los lleven a experiencias más ricas y reconfortantes que las que han conocido de primera mano a lo largo de los años y convivencias con familiares y vecinos.

Así, el documental pone un pie también en el cine de aprendizaje, en el cual jóvenes en la frontera de la infancia y la adultez buscan darle sentido a las experiencias adquiridas para poder perfilarse hacia una etapa en la cual puede ser que no tengan más apoyo que el de los recuerdos y las filiaciones.

Estas últimas son de gran importancia entre los parroquianos de Santa Lucía, dada la continua desconexión que tienen con otros enclaves debido a las condiciones de sus caminos y accesos, así como también por las diversas formas de violencias que los atraviesas: delincuencia, distribución de narcóticos, y la eficaz impunidad y corrupción de las autoridades, antes las cuales todos son siempre sospechosos por su procedencia.

Sin embargo, estas situaciones son tan sólo parte del día a día de los pobladores, pues lo que más ocupa el metraje es el tiempo que se comparte entre camaradas y familiares, con los cuales se busca entender las razones que los llevaron a radicar a ahí, a la vez que, de forma vicaria, se busca evitar las conductas que llevaron a otros a caer en prácticas delincuenciales cuando no en sus correlatos más graves.

Sin buscar enjuiciar las explicaciones y actos que se muestran en cámara, Molina construye una historia con corazón y compromiso, que busca hacer accesible esa otra realidad que en muchas ocasiones se intuye, pero que por miedo o cerrazón no se busca aprehender.

Para más información de esta y otras cintas en competencia, así como fechas y horarios de exhibición, puedes visitar el sitio del festival en https://ficunam.unam.mx

Calificación: 6.3/7 maharkyestrellas