La Medium, una historia de exorcismos

La Medium, una historia de exorcismos

Título original: The Medium

Año: 2021

Duración: 131 min.

País: Tailandia

Dirección: Banjong Pisanthanakun

Guion: Na Hong-jin, Banjong Pisanthanakun

Fotografía: Naruphol Chokanapitak, Yossawat Sittiwong

Reparto: Narilya Gulmongkolpech, Sawanee Utoomma, Sirani Yankittikan, Yasaka Chaisorn, Boonsong Nakphoo, Bella Boonsang

Productora: Coproducción Tailandia-Corea del Sur; GDH 559, Showbox Entertainment, Northern Cross.

Distribuidora: Fine Cut

Género: Terror | Falso documental. Posesiones / Exorcismos. Sobrenatural

Los amantes del terror y horror asiático estamos siempre mirando al otro lado del mundo para ver qué historias están contando y cómo lo hacen. Desde el año pasado se ha hablado mucho de la cinta La médium, estrenada en 2021 en Tailandia y Corea del sur, siendo la prensa de este país quienes la hicieron tan sonada al afirmar que era la película más terrorífica vista en sus vidas.

Este 3 de febrero y gracias a Cine Caníbal, México podrá verla en sus cines y confirmar o negar si las especulaciones eran ciertas o simples exageraciones, pero ¿de qué trata esta historia? ¿podremos ver litros de sangre o será un fantasma femenino con cabello largo? Clichés asociados con el terror asiático tras varios infortunados exponentes. Averigüémoslo.

A primera vista nos encontramos con que es un falso documental –aunque el alivio nos va a durar poco−, donde conoceremos a Nim, una mujer cuya familia ha estado “bendecida” por la presencia de una Diosa en cada generación, siendo ella la actual portadora y ayudando a las personas con sus dolencias que no provienen de este plano.

Así como Nim nos abre la puerta a su hogar y creencias, también lo hace a su familia y conocemos a Mink, su sobrina, quien al no compartir la religión politeísta y fiel a los preceptos cristianos que ha aprendido, no cree lo que dice su tía y hasta hace mofa de ella cuando la entrevistan.

Sin embargo, Mink comienza a tener comportamientos por demás extraños que se vuelven cada vez más violentos, escandalosos y denigrantes, sin que ella parezca tener el menor control de su cuerpo. Descartando todas las posibilidades, una posesión pareciera ser lo único que tiene sentido.

La historia inicia lenta, presentándonos a los protagonistas del documental, su día a día y hasta su opinión sobre estos médiums a los que la gente acude para sanar sus males. Para alguien acostumbrado al cine asiático, ésta será sólo la antesala para ir trazando la línea hacia el clímax; sin embargo, para aquellos asiduos al susto fácil, los primeros 30 minutos se les harán aburridos y hasta tediosos.

Pero no desesperen, una vez que la chica comienza a presentar los primeros síntomas y las apariciones no terrenales aparecen en las cámaras, no hay manera de perder detalle, jugando no únicamente con el terror sino con dosis de horror que hará sentir incómodo hasta al más duro, ya que acompañamos a esta chica por un largo camino de pérdida de control de su esencia, de ella misma.

Una de las proezas de la cinta es el uso mínimo de efectos para lograr presencias aterradoras, sólo basta un poco de maquillaje y una narrativa coherente para crear una atmósfera de suspenso y hasta tristeza que, si bien no es un sentimiento predominante, ayuda a sentir empatía por la protagonista y la familia entera.

Películas de exorcismos hay un sinfín y siguen estrenándose; sin embargo, la mayoría hace énfasis en el rito católico para combatir la infestación, siendo La Medium una historia refrescante para el género a mostrar cómo visualizan ellos la posesión y los ritos y leyendas que corren alrededor de los mismos.

La Médium es una película incómoda que, si bien tiene un final que cae en varios lugares comunes de Hollywood y parece perder el rumbo en la última mitad, sí logra ser una cinta no sólo cumplidora en la cuestión de entretenimiento y el miedo, sino interesante al mostrar tradiciones de un lugar tan lejano como Tailandia, pero que también posee entidades vengativas esperando encontrar a alguien con la guardia baja.