Jexi: un celular sin filtro o una versión bizarra de Christine

 class=

Como si de una “actualización” de Christine se tratase, Jexi: Un celular sin filtro nos trae una historia que intenta hacer una severa crítica a la importancia dada a nuestro celular, del cual dependemos para absolutamente todo, tanto que muchos estarían completamente perdidos si un día este se rompiera. ‘Mis datos están en la nube’, podrían decir muchos pero ¿qué ocurriría si la inteligencia artificial utilizara el control sobre nuestros datos para hacernos pasar el peor día de nuestras vidas, bueno, de eso va Jexi.

La película inicia como una severa crítica a las formas de comunicación existentes hoy en día, donde es más importante mostrar imágenes lindas en las redes sociales que interactuar con tus colegas en el trabajo. Con un humor negro proveniente de escenas rutinarias y personajes inverosímiles, que sin embargo podrían fácilmente existir en el entorno laboral y social, el guion funciona la primera parte gracias a la sátira resultante de todos los clichés y lugares comunes fácilmente entendibles.

 class=

Hablando de la segunda mitad de la cinta, esta se descompone de modo tal que se siente como ver una versión extraña de Christine (Stephen King) donde el espíritu posesivo de novia psicópata se ha guardado en la nube y comienza a tener sentimientos por Phil, a quien decidió ayudar pero que ahora depende de su celular cada vez menos. Con escenas de mal gusto y risa fácil (como el “ciber sexo”) lo que inició como un largometraje aceptable y entretenido va perdiendo la trama conforme avanzan los minutos y el absurdo se vuelve el factor principal de la narrativa.

La narrativa se ve plagada de clichés que no siempre funcionan y con actuaciones forzadas como la de Alexandra Shipp, el personaje más centrado de la cinta (emprendedora, aventurera, etc) y que de pronto debe mostrar –nadie entiende por qué− un interés romántico hacia el chico raro que además, en sus intentos de hablar con ella, muestra comportamientos acosadores e incómodos, eso sin contar que la historia intenta convencernos de que –como si fuera un insulso largometraje romántico−ha nacido un profundo amor a primera vista.

 class=

Jexi: un celular sin filtros es una película que critica la dependencia de las personas a sus teléfonos móviles a través de humor negro y lenguaje “millenial” que termina decantándose por la risa fácil, perdiendo así el hilo de la trama y cayendo en un guion flojo que sostiene la narrativa gracias a los chistes tontos y situaciones “románticas” traídas a pantalla más para rellenar que porque fuera necesario; intentando emular otros títulos que hablan de inteligencia artificial de forma profunda, el filme es demasiado pretensioso al intentar conjuntar tantos temas en una producción que no daba para tanto.

La cinta está disponible en todas las salas de cine desde el 25 de diciembre.