Reseña It Takes Two

Reseña It Takes Two
por Rolas Treviño

Plataforma: PS5.
Estudio: Hazelight Studios.
Publicado por: Electronic Arts.

Tras el gran éxito del juego cooperativo A Way Out, Hazelight Studios nos presenta su segunda aventura exclusivamente multijugador con It Takes Two, un juego al estilo de una clásica comedia romántica donde tú y tu pareja/mejor amigo/roomie/hermano, o quien quieras, tomarán el papel de una joven pareja de casados (May y Cody), quienes serán transformados en un par de juguetes que vivirán una loca y muy imaginativa aventura en busca de volver a su forma original, recordando en el camino las razones por las que se enamoraron en primer lugar.

It Takes Two nos entrega lo que (para mí) es el mejor juego estilo co-op que he jugado (incluso mejor que Portal 2), una aventura en la que, en lugar de ver una película original de la calidad de Pixar, tomas las riendas y vives esa aventura. Tan divertida que me tuvo riendo en más de una ocasión, no porque fuera muy chistoso (sí lo llega a ser), sino por lo muy feliz que me tenía.

La historia

It Takes Two, a grandes rasgos, sigue a Cody y May, una pareja que ha decidido poner fin a su relación y que acaban de comunicar a su hija Rose que se van a divorciar. Devastada por la noticia la niña se retira al cobertizo del hogar, lugar donde tiene dos muñecas en forma de sus padres (una de madera, el otro de arcilla), y se suelta a llorar sobre éstas, pidiendo en voz alta al Dr. Hakim (autor del “Libro del Amor”) que ayude a sus padres a volver a ser amigos. Cuando las lágrimas caen sobre las muñecas, Cody y May dejan sus cuerpos humanos y toman posesión de sus contrapartes de juguete.

A partir de este momento, los jugadores toman control de los muñecos e inician una larga y divertida travesía en busca de revertir el hechizo que Rose, involuntariamente, activó. Sin embargo, cada uno de sus pasos es observado por el libro mágico del Dr. Hakim, quien se encarga de que nada en este viaje sea tan fácil como pudiera parecer, pues está empeñado en hacer que el deseo de Rose se vuelva realidad, y hará de todo para que Cody y May se reconcilien.

Al ser ésta una reseña libre de spoilers, no profundizaré mucho en esta sección, pero sí me gustaría hacer hincapié en que, si bien la historia en general es muy linda, con buenos chistes y momentos llenos de risas y hasta lágrimas, no será el tipo de historia que gane premios por su guion. En muchos momentos, a pesar de ser un juego especialmente dirigido para adultos (al menos en lo que a su historia se refiere), se siente como que muchas de las cosas que abordan quedan muy superfluas. Aun así, tanto por el género del juego como por la dinámica del mismo, no esperaba algo diferente, por lo que no lo tomaría como algo necesariamente negativo.

El gameplay

El juego es, en esencia, un platformer multijugador de pantalla dividida (verticalmente) donde tendrás que resolver diferentes tipos de acertijos y, sobre todo, trabajar muy de la mano de tu Player 2 para poder avanzar a través de los diferentes escenarios por los que te lleva. Desde un simple cobertizo, hasta una montaña helada, It Takes Two tiene gran variedad de locaciones y de actividades a realizar para mantenerte divertido durante sus aproximadas 8 horas de juego (claro, depende de que tan rápido lo quieras jugar; mi esposo y yo, que aún no lo hemos platinado, tardamos 13 horas para acabar la historia).

Además de ser un excelente platformer, It Takes Two hace muchos tipos de referencias y homenajes a todo tipo de juegos, por lo que en un momento sentirás que estás en un Third Person Shooter, en otro estarás en un clásico RPG a la Diablo, de repente te convertirás en un cactus y estarás a media guerra contra enemigos que parecen zombies y, cuando menos te des cuenta, correrás una carrera en lo que es un claro guiño a una de las pistas más célebres de Mario Kart, todo mientras vas de lugar en lugar deslizándote por rieles canalizando tu mejor interpretación de Sonic.

Tu kit de movimientos básicos es muy similar al de platformers clásicos como los de Mario. Cuentas con un salto y doble salto, un “sentonazo” (ground pound), puedes agarrarte a una pared y saltar de una a otra para alcanzar lugares altos, un dash para evadir ataques o acelerar cuando te deslizas, puedes agacharte para avanzar por lugares apretados y, muy cerca del inicio del juego, obtendrás un lazo para poder agarrarte y columpiar de diferentes objetos. Además del kit básico, en cada una de las secciones del juego obtendrás un set de ítems o habilidades especiales únicas de ese espacio, las cuales van desde una ametralladora que usa sabia de árbol como munición, hasta el polo positivo (o negativo, dependiendo de si eres Cody o May) de un imán. Cada una de estas dinámicas refrescan el modo de juego de manera constante, para que jamás sientas que te estás aburriendo, y los espacios tienen muchos tipos de puzzles especialmente diseñados para los mismos, lo que hace que no se sientan como simples truquitos para cambiar el juego, sino como partes esenciales del gameplay en sí.

La última vez que sentí que estaba jugando un platformer así de innovador, a la altura de un Mario Odyssey, fue cuando exploré por primera vez ASTRO BOT Rescue Mission. ¿Por qué hago esta comparación? Porque para mí es importante dejar muy claro que viví las mismas sensaciones de descubrimiento y asombro con It Takes Two que con un excelente juego desarrollado para Realidad Virtual; es decir, It Takes Two está lleno de momentos tan inteligentemente diseñados y de espacios tan hermosamente imaginados que, aunque no sea el juego más difícil de la historia (con sus pequeñas excepciones, como la corta pero muy retadora “Helltower”), es muy satisfactorio descifrar cada cosa que te presenta, especialmente porque lo tienes que hacer de la mano de tu Player 2 (creo que tenía años sin hacer tantos “high fives” con alguien).

El juego te fuerza a jugar con otra persona, pero no por ello tienes que hacer un doble gasto. Si no puedes jugar en persona con alguien, existe un Friend Pass que le da acceso a tu Player 2 al juego desde su consola ─eso sí, tiene que ser la misma plataforma, aunque no sea la misma consola; es decir, puedes jugar en tu PS5 y la otra persona en su PS4, pero no puedes hacer lo mismo si la otra persona está en Xbox─.

En It Takes Two, como te lo recordará el Dr. Hakim constantemente, la cooperación es clave. Adelantarse y dejar atrás al otro jugador raramente terminará bien (en el mejor de los casos, tendrás que esperar a que se emparejen contigo, en el peor, terminarás muerto), y tener una buena comunicación hará de esto una experiencia más llevadera. Es esta misma cooperación la que será clave para poder derrotar a los grandes jefes con los que el juego cuenta. Cada boss fight es única gracias a las diferentes dinámicas de la sección del juego en la que te encuentras, por lo que es especialmente importante trabajar en equipo. Además de cooperar constantemente, existen muchos mini juegos que podrás descubrir (no son obligatorios, por lo que si pasas por una sección muy rápido podrás perderte más de uno) y que te pondrán a competir con tu Player 2 para darle un respiro al juego principal y para que midan sus habilidades.

Además de los obvios mini juegos, que están marcados por un pandero volador, existen diferentes juegos de mesa que emulan juegos reales, como una rana a la que hay que presionarle los dientes y cruzar los dedos para que el que elegiste no sea el que cierre su boca sobre ti. It Takes Two también cuenta con algunas pequeñas side quests (como encontrar las 4 tortugas bebé perdidas en un pueblo) que, si bien no te dan nada dentro del juego, si te darán un trofeo o logro por completarlas.

Gracias a que Cody y May tienen estilos diferentes de juego, y a que la forma en la que los jugadores tienen que ayudarse cambia mucho (por ejemplo, en una sección Cody dispara clavos para que May los use para balancearse de un lado a otro, mientras que en otra Cody vuela un avión hecho con sus calzones mientras May tiene una épica pelea en el techo contra una ardilla), al cambiar de roles ahora podrás recorrer lugares que antes no viste y utilizar poderes o armas que no probaste.

Entre la historia principal y el resto de contenido que podrás descubrir explorando cada espacio, It Takes Two te mantendrá tan entretenido como deseas.

Las gráficas

En lo que se refiere al aspecto gráfico del juego, el equipo de Hazelight Studios hizo un trabajo magistral. Desde las texturas de los personajes principales (el cabello de May y el sweater de ambos están impecablemente cuidados), hasta los diferentes ambientes, el estudio puso mucha atención y cuidado para entregarnos algo que, como dije anteriormente, está a la altura de la animación de estudios como Pixar.

¿Lo malo? Cuando vemos a las contrapartes humanas tenemos un pequeño descalabro en cuanto a la excelencia en general se refiere. Cada que vemos a Rose (que es mucho más seguido que a las versiones humanas de May o Cody) se pierde un poco esa magia que el resto del juego posee. No es que los humanos no vayan con el estilo gráfico del juego, al contrario, están bien diseñados en ese sentido, pero cae en este estilo que ni es tan caricaturesco como Pixar ni es tan hiperrealista como otros juegos, y aquí es el único lugar donde el juego sí sufre un poco al ser de un estudio más chico con un menor presupuesto. Aun así, el resto del juego hará que rápidamente lo olvides.

La iluminación nos muestra lo mejor de Unreal Engine, y la cantidad de cosas que ocurren simultáneamente, sobre todo en las partes donde el juego se pone más “trippy”, me dejaron constantemente boquiabierto. Es con este tipo de juegos con los que más me maravillo de la creatividad e imaginación de los seres humanos.

El soundtrack

It Takes Two cuenta con un soundtrack que enaltece constantemente la aventura. Con canciones de ambiente que acompañan de manera agradable las secciones de exploración, y bangers que hacen aún más épicas las peleas contra grandes jefes o las cutscenes más emotivas, la música se vuelve parte clave de la experiencia. Mención honorífica a la sección final del juego que, sin dar spoilers, es una sección muy musical y con un clímax de historia que me dejó los pelos de punta de la emoción.

Lo malo

Honestamente, no tengo muchas cosas malas que decir del juego. Mi única gran queja viene con el final, que en cuanto a la historia me gustó mucho y narrativamente tiene un clímax que funciona para la aventura que nos cuenta; sin embargo, hablando de gameplay en específico, el final es un poco anticlimático. Después de una sección muy divertida con un final lleno de color y música, no tenemos una última boss fight, o un último gran reto de esos que hicieron que mi esposo y yo nos volteáramos a ver y dijéramos en voz alta “¡ufff, apenitas!, por lo que me dejó una sensación de que falta algo al final.

Insisto, no tengo mucho que criticar, es un juego con el que de verdad me divertí tanto que, si hay más cosas malas que no menciono, es porque ni las noté. Es de esas raras veces en las que ese es precisamente el punto, que te diviertas y, mejor aún, que lo hagas al lado de alguien que te acompañará durante toda la aventura. Si acaso, me hubiera gustado que estuviera más largo. La historia no lo necesita, de hecho creo que la duración es perfecta, solamente me divertí mucho y me gustaría tener más.

Veredicto

It Takes Two es un explosivo platformer que no le pide nada a ningún otro juego del género, es más, podría decir que está entre los 3 mejores platformers que hay en la actualidad, y con el que pasarás grandes horas de diversión acompañado de quien tú quieras. No es el juego más difícil del mundo; sin embargo, la sintonía que tengas con tu Player 2 hará de esto un paseo lleno de risas o un paseo lleno de gritos.

Tal vez no sea un juego perfecto, pero las risas que viví y las emociones que sentí me inclinan a darle una calificación perfecta. Con A Way Out como ópera prima y ahora con It Takes Two como segundo juego, puedo decir con total honestidad que estoy muy emocionado por lo que Hazelight Studios nos traerá en un futuro.

Calificación: 7 / 7 Maharkyestrellas