Honey Boy, la catarsis de Shia LaBeouf

alt Título original: Honey Boy

Año: 2019

Duración: 93 min.

País: Estados Unidos

Dirección: Alma Har'el

Guion: Shia LaBeouf

Música: Alex Somers

Fotografía: Natasha Braier

Reparto: Noah Jupe, Shia LaBeouf, Lucas Hedges, Maika Monroe, Natasha Lyonne, Martin Starr, Clifton Collins Jr., Laura San Giacomo, Dorian Brown, Sandra Rosko, FKA Twigs, Ludwig Manukian, Al Burke, Graham Clarke, Byron Bowers

Productora: Automatik Entertainment / Delirio Films / Stay Gold Features. Distribuida por Amazon Studios

Género: Drama | Biográfico

alt

Shia Labeouf debuta como guionista en Honey boy, su propia biopic donde retrata su cruda infancia y cómo esta repercutió en el adulto problemático, alcohólico y con problemas de ira que todo Hollywood conoce. Este 6 de marzo llegará a los cines esta cinta que sin ser fenomenal si es lo bastante fuerte, cruda, interesante y conmovedora como para dejar al público atónito ante algo tan personal.

alt

Otis (así le llamarán a Shia en la cinta) está en plena cima del éxito en Hollywood, pero comienza a tener problemas con la ley y el consumo de sustancias ilegales, motivo por el que se ve obligado a ingresar a un programa de rehabilitación si es que no quiere ir a prisión. Allí su terapeuta le pide escribirle una carta a su padre, el origen de la mayor parte de sus traumas. Obviamente, él se niega en un principio pero comienza a recordar su infancia.

alt

Utilizando flashbacks le presenta al público su infancia; inicio en la comedia; caótica relación con su padre, único adulto en su entorno y que pareciera ser su único salvavidas pero también lo que lo hunde; así como también el inicio de las adicciones y problemas que lo atormentarán en su vida adulta y con los que no sabe cómo lidiar. Pareciera que a cada paso que da nuevos recuerdos, cada vez más dolorosos, aparecieran para atormentarlo y a la vez, comienza a entender el porqué de sus conductas.

alt

Honey Boy no pretende justificar los errores de Shia sino exorcizar sus demonios. Pareciera que ni siquiera intenta agradar a la opinión pública, ya que muestra escenas que escandalizarán a más de uno y que él mismo ha confirmado haberlas vivido, sino hacer catarsis y liberarse del dolor. A lo largo de la cinta se muestra una evolución y sanación en Otis, así como de la figura paterna, interpretada magistralmente por el propio Shia.