G.I. Joe: Snake Eyes

G.I. Joe: Snake Eyes

G.I. Joe: Snake Eyes (2021)

Titulo original: Snake Eyes: G.I. Joe Origins
País: EUA
Año: 2021
Duración: 2h 1 min
Género: Acción, aventura, fantasía y ficción
Director: Robert Schwentke
Reparto: Henry Golding, Andrew Koji, Haruka Abe, Takehiro Hira, Samara Weaving, Úrsula Corberó y Iko Uwais.

Sinopsis:
Snake Eyes es un lobo solitario que luego de salvar la vida del próximo líder del clan Arashikage es invitado a unirse a este, donde le enseñan las habilidades y cualidades de un ninja, pero pronto se verá en necesidad de elegir a quien brinda su lealtad después que asuntos de su pasado sin resolver le ofrezcan la oportunidad de al fin conseguir la paz que a estado buscando a cambio de tal vez perder la confianza de quienes le ofrecieron un hogar.

Opinión:
G.I Joe: Snake Eyes es una sorpresa grata, sobre todo viniendo de esta franquicia. El nombre de G.I Joe dentro del cine había estado atascado dentro de un pozo desde la desastrosa entrega del 2009 "El origen de la cobra". Aunque logró limpiar un poco su reputación gracias a "G.I Joe: El contraataque", no logro colocar a la franquicia en puestos altos de popularidad. Pero Snake Eyes tiene un potencial bastante interesante, el cual sus antecesoras carecían, que puede detonar en futuros éxitos taquilleros.

La película en general es un gran acierto, muestra una trama de mayor peso y podemos apreciar a simple vista que la franquicia dejó de lado el objetivo de generar películas para vender juguetes y le dio una prioridad importante al guion, el cuál cambia por completo el concepto de los personajes que se tenía en anteriores entregas.

Los fans de G.I. Joe puede que se lleven la sorpresa de que la trama en la que un infante Snake Eyes llega a la casa de los Arashikage, donde es acogido por el maestro que luego sería presuntamente asesinado por su discípulo Storm Shadow, no esta presente en la película.

En su lugar, en este filme se muestra a Snake Eyes (que al puro estilo Batman escoge su nombre gracias a una situación traumática) como un alma errante que participa en peleas clandestinas para vivir de las apuestas de estas, pero siempre en busca de venganza, lo cual lo llevará a cruzarse con Tommy, el futuro del Clan Arashikage, y salvar salvando la vida de este.

Tommy Arashikage en especial es una pieza importante (tal vez la más importante) en el filme. Durante la primer mitad lleva el ritmo de la historia, es el personaje mejor definido de principio a fin, a comparación con Snake Eyes (Henry Golding), quien como protagonista inicial puede sentirse algo flojo, pero conforme avanza la cinta este se desarrolla apropiadamente, aunque no llega a brillar por completo, trabajo difícil tomando en cuenta el gran trabajo de Andrew Koji, Haruka Abe y Úrsula Corberó en sus respectivos personajes.

Las escenas de acción durante toda la película se desenvuelven bien pero podrían haber aportado más agresividad a las peleas y duelos que se llevan acabo durante gran parte del filme. Se puede ver que se sacrificó la presencia de sangre en las múltiples peleas de espadas a cambio de una clasificación PG-13, decisión comprensible siendo este publico el mas propenso a consumir este producto; el CGI durante estas escenas es por mucho el mejor que se le a visto a esta franquicia; sin embargo, el fuerte de la cinta fue la construcción e interpretación de sus personajes.

G.I. Joe: Snake Eyes es una película que puede atraer a una cantidad diversa de público, desde los seguidores de explosiones y disparos hasta los amantes del cine de superhéroes (algunos fans del terror también se pueden ver complacidos, ya que durante una escena hay un screamer que hizo saltar de su asiento a varios en la sala del cine), y sin duda hará pasar un buen rato tanto a los seguidores mas devotos como al público mas casual.

G.I. Joe: Snake Eyes le da a la franquicia una vida extra y pone en la mesa la posibilidad de un prometedor futuro cinematográfico.