Espíritus oscuros, una historia del Wendigo

Espíritus oscuros, una historia del Wendigo

Título original: Antlers

Año: 2021

Duración: 99 min.

País: Estados Unidos

Dirección: Scott Cooper

Guion: Nick Antosca, Henry Chaisson, Scott Cooper. Historia: Nick Antosca

Música: Javier Navarrete

Fotografía: Florian Hoffmeister

**Reparto: Keri Russell, Jesse Plemons, Graham Greene, Scott Haze, Rory Cochrane, Amy Madigan, Cody Davis, Sawyer Jones, Arlo Hajdu, J.T. Corbitt

Productora: Coproducción Estados Unidos-México-Canadá; Searchlight Pictures.

Productor: Guillermo del Toro.

Distribuidora: Searchlight Pictures

Género: Terror. Thriller | Colegios & Universidad. Sobrenatural. Posesiones / Exorcismos

Sinopsis

En Antlers, una pequeña ciudad de Oregón, una profesora (Keri Russel) y su hermano (Jesse Plemons), el sheriff de la localidad, se empiezan a interesar por un estudiante misterioso y distante. A medida que se van conociendo, descubren que el joven esconde un peligroso secreto que podría tener consecuencias fatales.

Este 28 de octubre llegará a cines Espíritus oscuros, cinta dirigida por Scott Cooper y producida por el mexicano Guillermo del Toro, por lo cual no es de sorprenderse que aborde el subgénero de monstruos, teniendo como protagonista a uno de los más antiguos que, según los nativos americanos, aún ronda por los oscuros bosques del norte del continente americano en busca de quienes se han perdido y se acercan a su territorio; el wendigo.

La cinta nos muestra un pueblo que padece de apatía, lo cual se muestra apenas ha iniciado el metraje con Julia intentando interesar a sus alumnos de 12 años en la literatura mientras la directora observa, igual de distante que los niños, su desempeño. Este comportamiento parece existir en todo el pueblo y sólo es sacado de su estupor cuando varios cadáveres –o partes de ellos−, son encontrados y no logran dar con el responsable.

Mientras tanto la maestra presta especial atención en su alumno Lucas, un chico haraposo, delgado, sucio y con claros signos de padecer alguna clase de violencia. Esto es reforzado con los perturbadores dibujos que siempre hace y las historias que cuenta a la hora de clase; sin embargo, cuando la directora es avisada pareciera no sorprenderse y se limita a decir que hablará con él, todo esto mientras las víctimas siguen apareciendo y la policía se queda corta intentando encontrar algún culpable, ya que el comisario se niega a creer que sean mordidas humanas.

La historia es interesante, ya que en ningún momento se siente predecible y el espectador va descubriendo cosas conforme la trama avanza. Si bien la entidad es mencionada y puesta en contexto en la primera mitad de la cinta, no es sino casi hasta el final cuando se puede ver a la criatura en todo su esplendor, ya que el resto de sus apariciones lo hace por el rabillo del ojo o a través de sombras; lo cual ayuda a mantener no sólo el suspenso, sino que te mantiene alerta en todo momento.

El tono sombrío que prevalece en todo el filme también ayuda a mantener el aura de misterio que desemboca no sólo en el terror que provoca el wendigo sino el horror, producto de todas las cosas que ocurren de puertas hacia dentro en el poblado y que parecieran ser omitidas, desmentidas o simplemente ignoradas por todos los pobladores.

Las actuaciones también ayudan a la credibilidad de la historia, haciéndola incluso probable en alguno de los pueblos que colindan con un bosque y que parecieran detenidos en el tiempo y olvidados por el resto del país. Cada uno hace lo que le toca y ayuda a mantener el ritmo de la narrativa, aunque quizás a mi gusto, el sheriff del pueblo desentonaba con el carácter serio de la historia que nos era contada.

El clímax es brutal. Explora por fin en su esplendor la sed de sangre del wendigo; sin embargo, es demasiado breve a comparación con lo que tardó el desarrollo en llevarnos hasta allí. Espíritus oscuros tarda demasiado en llevarnos al espectador al punto prometido, pecando de lenta y con escenas que se pudieron haber ahorrado para dar más minutos a la aparición de esta criatura.

A pesar de su tropiezo y no ser lo que algunos esperaban –por tener a Del Toro en la producción− sí es una película cumplidora, entretenida e interesante que aborda las manías por los monstruos presente en toda la obra del mexicano, ahondando esta vez en el Wendigo, criatura que no aparece con regularidad en el cine de monstruos, mostrada, a través de su visión, como aterradora y dominante