Espías a escondidas

 class=

El tema de los espías es uno de los más usados en la historia del cine desde la Guerra Fría, donde americanos y soviéticos se lanzaban indirectas unos a otros a través de sus comics, series y películas. Es así como el concepto de estos personajes que ocultan su verdadera naturaleza mientras fingen una vida “normal” no le es desconocido a casi nadie y peor aún, pareciera que ya hemos visto todo lo habido y por haber en cuanto al género.

Con este panorama, el 25 de diciembre llegará a las salas de cines el filme animado Espías a escondidas, distribuido por Disney debido a la adquisición de FOX y que dará una sorpresa –para bien−a quienes vayan a verla. Inspirado en el corto de Pigion Impossible de 2009, escrito y dirigido por Lucas Martell, podría pensarse que es una parodia a Misión Imposible; no obstante, pese a utilizar los clichés propios del género para elaborar una comedia infantil, logra darle un toque original con los personajes y situaciones utilizados.

 class=

Con las voces de Will Smith y Tom Holland como Lance Sterling –súper espía− y Walter –un joven científico−  dos hombres completamente diferentes entre sí, el largometraje nos cuenta sobre Starling, un ídolo de masas ya que ha sido capaz de derrotar a todos los villanos sin esfuerzo, además de hacerlo con estilo.

El filme cuenta con un humor pensado para los niños –principal target de las películas animadas− pero sin olvidarse de los padres de familias, con chistes entendibles sólo por ellos, asegurando así que nadie se aburra dentro de la sala.

 class=

Posee un buen guion que como ya dije se nutre de clichés de otras cintas de espías para ayudarse a crear una historia cómica, las personalidades de los personajes también son estereotipos que ayudan a que la narrativa fluya a través de los chistes y situaciones graciosas a las que lleva la trama, misma que está muy clara a través de todo el largometraje –elemento importante en una cinta infantil−pero sin ser predecible, lo cual se agradece por los adultos.

La animación está realizada con esmero, más en las escenas de palomas donde no sólo se esfuerzan en crearlas a detalle sino en mostrar lo que ellas ven cuando vuelan. Los colores son vibrantes pese a ser un mundo de espías donde los tonos grises deberían prevalecer (por todo esto del misterio y los secretos), esto es gracias a los inventos de Walter, mismos que son en su mayoría de tonos pasteles e infantiles que van acorde al propósito del chico, mismo que trae un discurso de paz extremadamente necesario en la actualidad y que los niños seguro entenderán ya que no suena moralista, al contrario se muestra con hechos las consecuencias de la violencia a todos los niveles.

 class=

El soundtrack es otra característica que ayuda a que el guion funcione, ya que cuenta con varios ritmos que van desde el rap y hip hop hasta el reggaetón, melodías movidas que ambientan la historia en donde está sucediendo. Espías a escondidas es un largometraje más que recomendable para estas vacaciones decembrinas ya que no sólo es entretenida sino que carga un buen mensaje de paz, además de contar con el talento de Will Smith –quien se lleva la película−y Tom Holland, incursionando en el doblaje y cuyo trabajo cumple pero no sorprende.