El padrino, 50 años después

El padrino, 50 años después

Título original: The Godfather

Año: 1972

Duración: 175 min.

País: Estados Unidos

Dirección: Francis Ford Coppola

Guion: Francis Ford Coppola, Mario Puzo.

Novela: Mario Puzo

Música: Nino Rota

Fotografía: Gordon Willis

Reparto: Marlon Brando, Al Pacino, James Caan, Robert Duvall, Diane Keaton, John Cazale, Talia Shire, Richard S. Castellano, Sterling Hayden, Gianni Russo, Rudy Bond, John Marley, Richard Conte, Productora: Paramount Pictures, Alfran Productions

Género: Drama | Mafia. Crimen.

SINOPSIS

América, años 40. Don Vito Corleone (Marlon Brando) es el respetado y temido jefe de una de las cinco familias de la mafia de Nueva York. Tiene cuatro hijos: Connie (Talia Shire), el impulsivo Sonny (James Caan), el pusilánime Fredo (John Cazale) y Michael (Al Pacino), que no quiere saber nada de los negocios de su padre. Cuando Corleone, en contra de los consejos de 'Il consigliere' Tom Hagen (Robert Duvall), se niega a participar en el negocio de las drogas, el jefe de otra banda ordena su asesinato. Empieza entonces una violenta y cruenta guerra entre las familias mafiosas.

OPINIÓN

Hay películas que están catalogadas como obras de arte no sólo por la crítica especializada sino por el público, tanto aquellos que lograron verla en su estreno, como las nuevas generaciones, una de ellas es sin duda El padrino, historia que no se conforma con ser un referente para el cine y el género, estando presente en otras producciones que poco o nada tendrían qué ver con la familia Corleone, manteniendo así la popularidad e interés por la mafia italiana.

Dirigida por Francis Ford Coppola y protagonizada por el en ese entonces desconocido Al Pacino junto a un veterano Marlon Brandon para lograr un equilibrio que pocos entendían durante la filmación, El padrino logró superar a la obra escrita en la que se basaba –creación de Mario Puzo basándose en varios mafiosos reales- y además sobresalir en varios aspectos cinematográficos.

La historia es, sin duda lo que destaca a unos minutos de iniciado el metraje, puesto que resalta la importancia de la familia y cómo ésta será un eje guía para los involucrados. La narrativa se mantiene sencilla, girando alrededor de diversos hechos ocurridos alrededor de los Corleone, sin pretensiones, con giros en la trama que se sienten orgánicos, con lugares y personajes creíbles y carismáticos con y por los cuales sufres, lloras y te preocupas.

El juego de luces y sombras presentes en toda la película también destaca y ayuda a presentarnos este conflicto entre lo “bueno” y lo “malo” que convergen en todos los personajes. Iniciando con Vito, el padrino, figura patriarcal, justa y benevolente, pero con oscuros nexos y formas de llevar su palabra hacia sus allegados.

Los personajes están llenos de matices, pese a ser criminales la cinta nos lleva constantemente a conocer no únicamente el lado malo sino sus aciertos como personas, así conocemos a Sonny quien es un elemento violento, inestable, vengativo, quien además engaña a su mujer, pero es el primero en poner en su lugar al cuñado que se atreve a mandar callar a su hermana en la mesa de la familia.

Michael es un caso aparte ya que él tiene la evolución más fuerte y menos esperada, al inicio vemos a un joven mimado e insulso que se encuentra allí únicamente por ser la boda de la hermana e intenta mantenerse alejado de los negocios de su clan; sin embargo, bastan un par de detonadores para que se vea no sólo involucrado sino corrompido por el deseo de venganza.

Y aunque en su momento esta marcha lenta del personaje ideada por Al Pacino no gustaba al estudio, nadie puede negar que es una parte central para que la narrativa se sienta creíble; ese paso de la “niñez” a la adultez nos lleva de la mano por escenas llenas de amor y felicidad, pero también a lugares oscuros, violentos, donde la traición llega de quien menos te lo esperas.

A 50 años de su estreno, El Padrino será proyectada por tiempo limitado en cines a partir del 15 de febrero, con copias remasterizadas completamente y distribuidas en todo el país ¡No te la pierdas!