El Mundial Rusia 2018 En Películas Parte 3: Semifinal y Final

Se acabó otro mundial más y no aprendí nada de futbol, pero sí tuve la oportunidad de ver algo más de cine internacional gracias a esta serie de artículos en los que comparo películas de los países que participaron en cada una de las fases del mundial. Si no has leído la parte uno la puedes encontrar aquí y la parte dos la puedes encontrar aquí. A la publicación del anterior artículo, Bélgica avanzaba hacia la semifinal y ahora seguiremos a Bélgica en su semifinal contra Francia, y a Francia en su victorioso partido contra Croacia.

 

Semifinal: Bélgica vs. Francia

Bélgica: Grave (Voraz) (2016)

Siento que es un poco de trampa elegir esta película porque es una coproducción Francia-Bélgica y por lo tanto cubre ambos terrenos, pero sinceramente he visto mucho menos cine belga y ésta es una película imperdible si eres fanático del cine de terror. Cuando comenzaron a lanzar anuncios para esta película utilizaron ese nuevo cliché de sólo mostrar imágenes del cine y decir que es una película tan impactante que las audiencias vomitaron y se desmayaron, lo mismo dijeron para Actividad Paranormal y si alguien vomitó fue porque le cayeron mal las palomitas y si alguien se desmayó más bien se quedó dormido (es verdad y todos lo sabemos… por más que sí me gusten la primera y la tercera película de Actividad Paranormal, pero eso es otro tema). Es lamentable que hayan decidido hacer esto, ya que a mí me quitaron la ganas de verla y no la vi hasta que un día por casualidad estaba buscando alguna película en Netflix y di con Grave. Iba con un ligero prejuicio y creía que la película simplemente había sufrido de overhype. Y bien, la película tiene muchos matices que se pueden considerar estereotipos negativos del cine europeo, como simbolismo forzado por doquier y mucha alusión temática y poca trama. Y es una película que puedes analizar de mil maneras mientras la estás viendo y tratas de adivinar lo que muchas veces crees que es predecible, en ocasiones hasta me sentía satisfecho conmigo mismo cuando adivinaba exactamente qué sería lo siguiente que sucedería. Es una película bastante gráfica, grotesca en momentos, creo que nunca llega al punto de ser tan grotesca que tengas que buscar una bolsa de vómito como lo prevenían los trailers. Pero el final… El final es una maravilla y hace que tengas que volver a ver la película para tomar una nueva interpretación y empezar casi de cero en lo que creías que iba el mensaje. La última escena de la película es como la última pieza del rompecabezas que hacía falta para que todo lo demás cuadrara. No esperes un giro sorpresivo, posiblemente el final es el momento más centrado, más tranquilo y menos visualmente impactador de la película, pero al menos a mí me hizo reflexionar la intención de la película. Sin spoilers, pensé sobre lo que heredamos de nuestros padres muchas veces de manera genética, otras veces como frustraciones que inconscientemente proyectan y en las maneras que  de sobrellevarlas que cada quien encuentra. Digo sin spoilers porque la película da para varias interpretaciones que pueden ser muy interesantes. Les recomendaría que vieran esta película con una mente abierta y se tomaran un tiempo después para reflexionar lo que pudiera significar para ustedes.

Francia: Martyrs (2008)

Ahora, si vamos a hablar de películas extremadamente perturbadoras, vamos a hablar de Martyrs. La primera vez que la vi no tenía idea de qué me esperaba, sólo sabía que vería una película de terror francesa. Fácil, he visto decenas. Admito que “la primera vez que la vi” es la única vez que la vi y no estoy seguro cuándo vaya a ser la segunda vez, y eso que han pasado ya casi 10 años. Martyrs empieza como una película muy típica de su época estilo “torture porn” como Saw o Hostel, aunque tiene más en común con la violencia gráfica y visceral de Eden Lake o la francesa Frontière(s). A la mitad se transforma en algo mucho más apegado a la parte de “torture” en específico, y aunque es desagradable, gráfica y violenta como Hostel, es una tortura mucho más psicológica a la audiencia. Sin revelar mucho de la trama, Martyrs a grandes rasgos trata de un grupo de fanáticos religiosos que tienen la creencia que sólo los mártires al momento de lograr el punto de “martirio” pueden conocer a ciencia exacta la existencia de Dios, o en su defecto, su ausencia y vacío existencial. Creen que lo que la iglesia determina como “martirio” es un punto de derrota y agotamiento físico científicamente medible en que una persona ha sido torturada cruelmente hasta el punto en que está lista para rendirse y desprenderse de todo lo terrenal y sólo espera la liberación de la muerte. Es en esos breves instantes que la persona puede obtener la revelación divina de qué hay después de este plano existencial. Para encontrar la respuesta, deciden hacer experimentos con diferentes individuos pero pocos logran sobrevivir al grado del martirio que ellos buscan. Sí, es una película cruel, y las implicaciones de sus cuestionamientos pueden ser aún más crueles e impactantes. Cuando terminé de ver la película sólo me dispuse a cambiar el canal y ver Bob Esponja por una hora completa en posición fetal. Es una excelente película pero con precaución les diría que no estoy seguro si la recomiendo, por su bienestar psicológico.

Final: Francia vs. Croacia

Croacia: Svećenikova Djeca (Los Niños del Cura) (2013)

A decir verdad, nunca había visto una película croata antes y busqué varias opciones sólo por el propósito de escribir esta sección. En mi búsqueda no tan exhaustiva no encontré mucha variedad y me decidí por la que mejor se veía en Netflix. Fue una muy grata sorpresa encontrarme con esta comedia que a simple vista pareciera ser muy tonta o una crítica muy burda, pero en realidad funciona bastante bien en dos niveles muy opuestos. Me explico. La historia sigue a un joven sacerdote en una isla croata que se encuentra, lo que representa para él, una oportunidad de oro para salvar a su pueblo del pecado y además subir la tasa de natalidad que es casi nula. El dueño de una de las únicas dos tiendas de conveniencia de la isla tiene remordimiento por vender condones, debido a sus creencias religiosas, por lo que junto al sacerdote secretamente hacen agujeros en todos los preservativos de su tienda. El humor a primera instancia pareciera sexista, racista, y en general ultra conservador, pero debajo de todo esto hay un humor tácito que se inclina completamente hacia el otro lado de la balanza y convierte todas estas situaciones en parodias sutiles. Los personajes nunca rompen la línea y siempre se toman en serio sus convicciones conservadoras, lo cual es el elemento clave para que la comedia funcione en ambos niveles. No esperen una gran crítica al catolicismo, ni un ensayo sobre moralidad; la principal intención de Los Niños del Cura es hacer una buena comedia, y ese objetivo cumple sin problema alguno.  Hay un excelente trabajo detrás de cámaras en su retrato de un pueblo pequeño croata, con sus planos abiertos y un balance perfecto en la variedad de locaciones, logramos conocer la isla donde se desarrolla la historia y a todos sus habitantes. Es una comparación extraña, pero me recordó a videojuegos como Legend of Zelda: Majora’s Mask en que la trama del juego te obliga a conocer a todos los habitantes del pueblo para terminar el juego al 100%. En un puñado de locaciones conocemos al cura Fabijan, a su socio Petar, junto a su esposa Marija, al dueño de la tienda de la competencia Marin, y a varios más habitantes de la isla y en 92 minutos sabemos perfectamente a qué se dedica cada uno y cuáles son sus actividades rutinarias, ya que todo está entramado en la historia. En un principio no sabía qué esperar del cine de Croacia y temía aburrirme o no entenderlo, pero la película me atrapó de inmediato y tiene tantos giros y consecuencias que se pasa volando. ¿Conocen alguna otra película croata que nos recomienden?

Francia: Delicatessen (1991)

Curiosamente Los Niños del Cura tiene varios elementos que me recordaron al humor francés, en particular me recuerda a tres películas: Les Aventures de Rabbi Jacob, Amélie y Delicatessen. Amélie tiene un tono y ritmo muy similar al mostrar a todos los personajes del pueblo y dar a conocer detalladamente las contadas locaciones que aparecen, pero creo que prácticamente todo mundo si ha visto alguna película francesa, ha visto Amèlie. En cuanto a Les Aventures de Rabbi Jacob, es probablemente la mejor comedia francesa que he visto, realmente tiene momentos que te tiene a carcajadas, pero es una cinta de 1973 y quise comparar Los Niños del Cura con algo ligeramente más reciente… ligeramente. En Rabbi Jacob hay muchas similitudes en el sentido del humor que funciona a dos niveles e involucra la religión, aunque a la fecha, ha pasado tanto tiempo que ya hay algunas nociones sociales que se sienten un poco anticuadas sin estar cubiertas por la parodia. Nada ofensivo ni nada por el estilo, simplemente es una película que tiene 45 años y los tiempos cambian. Delicatessen no es una película para nada nueva, tiene 27 años, pero tiene la ventaja de estar ambientada en una versión muy estilizada del pasado, más específicamente Francia después de la Segunda Guerra Mundial en un pasado alterno post-apocalíptico, entonces no trata especialmente de hacer muchos comentarios políticos de la época de su lanzamiento. En Delicatessen vemos cómo se ha derrumbado la sociedad desde la perspectiva de un pequeño edificio de departamentos en donde la comida escasea y el carnicero, sin el conocimiento de sus clientes, ha tenido que recurrir al canibalismo para seguir surtiendo a su clientela de los mejores cortes… dadas las circunstancias. Es una comedia muy excéntrica con toques de ciencia ficción dirigida por el equipo detrás de Amèlie pero con un humor mucho menos inocente. Al igual que Los Niños del Cura, la historia comienza con algo muy simple y, para sus personajes, aparentemente inofensivo, y escala hasta llegar al caos total.

Eso es todo por esta serie de artículos sobre el Mundial Rusia 2018, felicidades a Francia y a todos los que ganaron en la quiniela. ¿Qué otras películas de Bélgica, Francia y Croacia hubieran elegido?