El exorcismo de Dios

El exorcismo de Dios

Título Original: The Exorcism of God

Género: Terror

País: Estados Unidos

Año: 2021

Director: Alejandro Hidalgo

Productor: Alejandro Hidalgo

Reparto: Will Beinbrink, Héctor Kotsifakis, Alfredo Herrera, Irán Castillo, María Gabriela de Faría, Joseph Marcell

Películas sobre exorcismos hemos visto en demasía, esto en buena parte al éxito cosechado por las cintas de El exorcista y que aún se intenta emular con idas cada vez más descabelladas, pero también por el morbo provocado por las posesiones de entes y demonios; así como el rito de liberación existente en varias religiones y culturas, siendo el católico el más retratado en el cine.

Este 17 de febrero llegó a los cines un título más acerca de la eterna lucha entre el bien y el mal, esta vez de la mano del director venezolano Alejandro Hidalgo, a quien ya conocimos con La casa del fin de los tiempos y que regresa al género del terror con El exorcismo de Dios, un claro homenaje a la cinta protagonizada por Linda Blair, pero con elementos latinos que no sólo ocupan las imágenes religiosas para inspirar y causar temor, sino también al humor ácido y crítico con el que nos referimos a nuestro propio país.

La trama se sitúa en algún pueblo olvidado de México donde la religión es lo más importante, sin que ni esto lo salve de ser cuna para el maligno. Hace varios años Peter, un sacerdote “gringo”, se vio envuelto en un exorcismo no aprobado por el vaticano, cuyas consecuencias aún lo atormentan, pese a seguir al servicio de Dios y su congregación. Sin embargo, parece ser que sin importar cuanto corra, el diablo lo ha encontrado de nueva cuenta deberán verse las caras.

Si bien la trama es hasta cierto punto predecible, el desarrollo de la historia no tiene mayores problemas, ya que los comentarios ácidos sobre México, así como las manifestaciones demoniacas sacan a flote la trama y uno que otro sobresalto. ¿La razón? Pese a notarse el bajo presupuesto en las locaciones, el director se ayuda de estos claroscuros para dotar su película de un juego de luces y sombras que representan bien el grado de virtud de las personas y el lugar.

Además, los guiños a El exorcista no se limitan a un par de escenas donde se vislumbra la figura de Peter alumbrado únicamente por un farol, sino que incluso las mujeres poseídas recuerdan a Linda Blair con el rostro lacerado, la mirada gatuna y malvada, así como el vómito verde que tanto asustó a una generación y que aquí terminan por acoplarse muy bien al horror presente.

El llamado “susto fácil” está presente a lo largo de toda la cinta; sin embargo, está bien aprovechado y no se siente que se abuse del mismo, ya que logra tener varias ideas novedosas como es el uso de las imágenes sacras para atormentar a los religiosos y uno que otro espectador que encuentra en la idea de un Cristo sangrante, algo aún más temible que los pactos con el diablo.

El exorcismo de Dios logra entretener de principio a fin, no sin ciertos altibajos que no terminan por arruinar el resultado final. No será la cinta más aterradora, pero al menos intenta innovar al tiempo que se remite a las bases de los exorcismos, al tiempo que se da sus libertades para extraer al demonio de los cuerpos usurpados.

Cuatro Maharky estrellas y media de siete