Agua Caliente

Agua Caliente

FICHA TÉCNICA

Año: 2022

Duración: 64 min.

País: México

Director: Diego Hernández

Reparto: Graciela Rodríguez, Diego Hernández, Melissa Castañeda

Productor: Diego Hernández, Melissa Castañeda

Fotografía: Diego Hernández

Edición: Diego Hernández

Música: Zadkiel Troncoso

Sonido: Diego Hernández, Fulvio Cortez

SINOPSIS

Agua Caliente retrata la relación de Diego con Graciela, su madre, durante el confinamiento, abordando la cotidianidad del hogar por medio de diversos juegos escénicos que develan la complicidad entre un hijo y su madre. Se empuja la atención al trabajo doméstico. La casa exige labores de mantenimiento y, ante la insistencia de Graciela, Diego asume con torpeza el rol que ha dejado la ausencia de una figura paterna.
Un boiler que no funciona interrumpe en la vida: sólo sale agua muy caliente de la regadera, cuestión que obsesiona a Diego.

OPINIÓN

Los confinamientos del 2020, en particular los primeros, fueron una prueba de resistencia para la mayoría de las personas. Acostumbradas a estar en otro lado menos en sí y consigo mismas, el verse de repente encerradas con sus broncas y las de aquellos con los que tuvieron a bien padecer las jornadas, fue, metafóricamente, una cubetada de agua fría.

Aún así no todos los casos, ni todos los momentos, sumaron hastío y rispidez, ya que también se dieron oportunidades para reconectarse con familiares y amigos, así como para poner realizar un autoanálisis y poner en orden ideas y emociones propias. Es en este espacio donde se ancla Agua caliente, segundo trabajo Diego Hernández, en el cual reconfigura, en más de un sentido, la relación con Graciela, su madre y alma de la cinta.

Hernández la graba sin concesiones, pero con mucho cariño y respeto, mientras ella comenta las vivencias del día a día: la falta de productos básicos, las molestias con los vecinos que, aprovechando el encierro se dedican a pasar el día escuchando música a todo volumen, y demás situaciones harto conocidas por todos los habitantes del planeta, con los matices propios de la región que se extiende del Bravo al Usumacinta.

Si doña Graciela es el eje es porque ella es la que aporta esos matices tan típicos de la mexicanidad: los consejos a su hijo, las formas optimistas y llenas de humor con las que busca sortear los problemas que se presentan ̶ el título del metraje alude a un problema de plomería que termina por ser una especie de broma y performance recurrente en el cual también se ve involucrada Melissa, la novia del director.

La dinámica establecida se ve reforzada por la forma en que la cámara capta las actividades diarias: con apenas unos cuantos ajustes y trucos con la lente, Hernández crea imágenes íntimas y juguetonas, enmarcadas en halos que, aunque al principio parecen generar otro cautiverio, terminan por funcionar como efectos entre oníricos y fantasiosos, como de estampa de cuento.

Esto no quiere decir que la docuficción busque aleccionar o pregonar virtudes, sino que presenta otras facetas que, en mayor y menor medida y con una agradecida dosis de fortuna, muchos tuvieron la posibilidad de experimentar en medio de una de las situaciones más complicadas por las que la humanidad en su conjunto ha atravesado.

Para más información de esta y otras cintas en competencia, así como fechas y horarios de exhibición, puedes visitar el sitio del festival en https://ficunam.unam.mx

*Calificación: 6.5/7 maharkyestrellas