Agotados

Agotados

Agotados


Reseña por Toncho Ávalos (@ToroFXStudio)

Dirigida por: Joserra Zúñiga

Escrita por: Becky Mode y Mark Setlock

Reparto: Alex Fernández / Chumel Torres / Alan Estrada

Sinopsis:

Sam es un actor en ascenso. En lo que sus sueños se logran, hoy tiene la fortuna de trabajar atendiendo el teléfono de reservaciones del restaurante más hot de Ciudad de México. Pero para Sam este trabajo no es afortunado, ya que debe atender a más de 40 comensales que le llamarán con un solo objetivo: conseguir una mesa en Le Mexique. Y para lograrlo usarán todas sus influencias para impresionar (o torturar, si es necesario) al pobre Sam.

Agotados es la comedia sobre un actor con el corazón roto, quebrado económicamente, con un padre chantajista y en espera de la audición que le cambie su vida. Una obra con más de 40 personajes, un gato y muchas, muchas llamadas telefónicas.

Opinión:

Agotados es una obra que, si bien ya había sido interpretada por Paola Gómez y Alan Estrada alternando funciones, creo que llamó la atención de muchos de nosotros cuando nos enteramos que Chumel Torres, sin tener una experiencia previa como actor o una formación dentro del teatro, entraría a la rotación de actores para darle vida a Sam.

Desafortunadamente, por cuestiones de pandemia no fue posible llevar esta obra a tantos lugares como se hubiera querido, ni hubo tantas funciones como se planeaba. Pero gracias al éxito de tantos eventos en línea (agradézcanle a Slobo y Ricardo), decidieron presentar esta obra por medio de streaming.

Y éste fue mi primer acercamiento a Agotados. Aquí entendemos por qué Chumel Torres se autodenomina Lisa Simpson. Se nota que como ñoño que se presume, se tomó muy en serio su papel, y se nota en todo el trabajo y toda la preparación que tuvo que tener para darle vida a Sam y a los más de 40 personajes que envuelven esta obra. No es un trabajo fácil, y definitivamente su desempeño fue muy bueno. Su punto más fuerte es cómo logra que la audiencia empatice con Sam. Pero no estamos aquí para hablar de Chumel, solamente es un paréntesis del editor que nos servirá más tarde.

Durante el 2020, el protagónico de esta obra alternó entre Alan Estrada y Chumel Torres. Pero ya entrando 2021, nos enteramos que "El mejor comediante del mundo", Alex Fernández sería el próximo en darle vida a Sam... y a los más de 40 personajes... y a un gato.

Tengo que admitir que llegué a la obra con cero expectativas. Por un lado, no se compara el ver la obra en un servicio de streaming, y por otro, ya conocía la historia y sabía cómo terminaría. La cuestión era ver qué tanto le podría aportar el "Supercuate", quien si bien no tiene una formación como actor, como comediante sí tiene bastantes tablas.

Hay que contextualizar que en Agotados, los actores tienen la libertad de hacer del texto algo propio e interpretarlo como mejor les convenga. Por darles un ejemplo, el capitán de meseros en la versión de Alan Estrada es Español, el de Chumel es Francés, y el de Alex (en mi opinión, el mejor personaje), es Argentino.

Agotados cuenta la historia de Sam, un joven que tiene aspiraciones de ser actor, pero aún no le ha llegado su gran oportunidad. Mientras eso ocurre, trabaja como recepcionista en el restaurante Le Mexique, en donde suele ser el "punching bag" tanto de su jefe como de sus compañeros de trabajo, y principalmente de todos los comensales que llaman para hacer una reservación, quienes necesitan absolutamente toda su atención para conseguir una codiciada mesa. Todo esto aderezado con la incertidumbre de cómo le fue en su última audición, y el tener que decirle a su papá recientemente viudo, que lo más probable es que no pueda llegar a su casa para Navidad (todo esto interpretado por la misma persona).

Si alguna vez has escuchado o visto el podcast de Alex Fernández sabrás que interpretar varios personajes y tener conversaciones con ellos mismos no es algo nuevo para él. Esto, probablemente le da una gran ventaja en términos improvisación cómica, de fingir voces, acentos y mantenerse en su personaje de Alex, o en este caso de Sam.

Este punto es muy importante porque como audiencia estás viendo a la misma persona y es trabajo del actor, mediante ademanes y voces, transformarse en otro personaje para transmitir la idea de que se trata de otra persona.

Esto, junto con las habilidades de improvisación y de timing para la comedia de Alex Fernández hace que sea un deleite de principio a fin.

El texto adaptado de Joserra es bueno, es una historia bastante conmovedora y divertida. Tiene un mensaje optimista y aspiracional, que independientemente de quién lo lleve (y no es decir poca cosa, convertirse en todos los actores de la manera en que esta obra lo requiere no es para cualquier actor) lleva a la audiencia en un viaje sumamente entretenido.

Si ya viste esta obra con algún otro actor, y llega a tu ciudad de manera presencial (o en última instancia por livestream), date la oportunidad y sorpréndete de lo que cada quien puede aportar. Aún tengo ganas de ver la versión de Alan Estrada, salí muy gratamente sorprendido con la interpretación de Alex Fernández, y si tuviera oportunidad de verlo de nuevo definitivamente lo haría.

En conclusión, veámoslo de esta manera: Chumel es más conmovedor, porque se mete completamente en el personaje de Sam. Realmente conectas un poquito más con el protagonista, porque el dolor y la angustia de Sam es perfectamente interiorizado por Chums. Los personajes están muy bien también, pero por otra parte, Alex Fernández interpreta a todos y cada uno de los personajes con una facilidad y una comicidad impresionante. Tal vez bajándole un poquito al drama, pero subiéndole a la comedia al 11.

Definitivamente una obra imperdible y más en estos tiempos en que si algo nos viene bien es una historia que nos dé pa' arriba, y unas muy necesarias carcajadas.