¡Adios Diego! Del potrero a la eternidad.

“Si me muero, quiero volver a nacer y quiero ser futbolista. Y quiero volver a ser Diego Armando Maradona. Soy un jugador que le ha dado alegría a la gente y con eso me basta y me sobra”

Diego Armando Maradona Franco nace en el barrio de Lanús de la ciudad de Buenos Aires el 30 de octubre de 1960, de cuna muy humilde, el quinto de 8 hermanos, creció y se forjó en la Villa Fiorito, localizada en los suburbios al sur de la capital argentina, donde empezó a jugar como cualquier niño de barrio, aspirando a que su talento o la buena fortuna lo sacaran de la villa y justo fue su talento con la zurda que empezó a deslumbrar en los potreros de Villa Fiorito. De ahí se empieza a formar en Argentinos Juniors, donde estuvo en fuerzas básicas y en este mismo equipo debuta en primera división a los 16 años, tiempo después llega la primera decepción del 10, El mismísimo Cesar Luis "El Flaco" Menotti lo pre convoca para jugar el mundial de Argentina 78 pero antes de dar el equipo oficial le avisa que por su corta edad y su poca experiencia no será parte del equipo.

De ahí para adelante, el Diego sería parte fundamental de la selección y de cualquier equipo que pisaría en su vida, como lo fue en su amado Boca Juniors, con el que fue campeón y figura, catapultando a la selección y por supuesto a Europa.

Llegó el mundial de España 82 y con ello sus primeros goles en un mundial ante la selección de Hungría, pero no fue un mundial para recordar y Argentina queda eliminada a manos de Brasil con todo y expulsión del Diego por una trifulca.

Tras su participación en el mundial, en el que la selección argentina se hospedó en Barcelona, se oficializó su compra al Fútbol Club Barcelona. Su paso por Barcelona fue raro, a pocos meses de debutar se le detectó una hepatitis y debe estar fuera de las canchas 3 meses, y al volver no se pudo hacer nada para rescatar la liga pero los resultados en las copas domésticas fueron buenisimo, ganando la Copa del Rey y la Copa de la liga ambas finales contra el odiado rival el Real Madrid.

Después de un paso irregular por el equipo "Culé" llegó al equipo con el que se consagró y fue tan venerado como el mismo San Gennaro, el SSC Napoli, con una entrada triunfal en el estadio San Paolo, fue ahí donde se llevó el titulo de ídolo dándole al equipo su primera liga, el Scudetto y la copa de Europa.
Pero las glorias mas grandes del 10 fueron en la Albiceleste, el inolvidable mundial de México 86 donde logró la hazaña junto a una selección argentina de antología, jugadores de la talla de Oscar Ruggeri, Héctor Miguel Zelada y el gran Jorge Valdano y dirigidos por el legendario Carlos Bilardo.

Aquí nace la leyenda, aquí nace "La mano de dios' aquí nace el Diego como símbolo, como la consagración del chico humilde que soñaba con salir del barrio, del ghetto, de la villa para cumplir la fantasía, esa era la magia de Maradona, cumplir fantasías con un balón.
Después de acá todo fue controversia y es que el Diego siempre fue muy "el"; ¿Como podría ser aquel chico de barrio que ahora lo tiene todo? Perdio la razon, el sentido y asi fue hasta sus ultimos dias, por que el Diego siempre será y reflejara eso, el amor desmedido por el juego y el vivir al limite hasta el final, por que aunque seas el mejor jugador de la historia, sigues siendo humano, un mortal aunque el mundo entero te crea un dios.

Cuando dijo “Yo me equivoqué y pagué, pero la pelota no se mancha” ahi separó al Diego de Maradona, al hombre de la leyenda y nos mostró que dios tiene un 10 en la espalda.

Aquí te dejamos la canción que se le dedicó al Diego por parte del Rodrigo: